" ¿ Por qué cuernos me engañaste?" , de Ana von Rebeur , Editorial Norma , 2010

martes, 28 de septiembre de 2010

Dos citas de Erica Jong


Ana von Rebeur y Erica Jong,Feria del Libro de Buenos Aires, 1999
"En un mal matrimonio, los amigos son el pegamento invisible. i tenemos suicientes amigos, podemos seguir juntos por años, tratando de cortar , hablando de romper y separarse ...en lugar de relamente levantarse e irse de una vez ."
Erica Jong


"Los celos son toda la diversión que tú crees que ellos dos tuvieron."
Erica Jong

lunes, 20 de septiembre de 2010

Ana en Venezuela


La Guarandinga se fue a la Feria Internacional del Libro en Valencia
Por: Sara Nader

Valentina Quintero y Alonso Moleiro conversaron con varios escritores nacionales e internacionales

http://www.ondalasuperestacion.com/actualidad/visorNota.aspx?id=148&tpCont=0

La escritora y humorista gráfica argentina, Ana Von Rebeur habló sobre sus más recientes libros "¿Quién entiende a los hombres? Son tan simples que parecen complicados" y "Leyes de Murphy, solo para mujeres". Este último está dedicado tanto a las mujeres solas que están en búsqueda, como a las que ya tienen pareja.

Von Rebeur explicó que, aunque escribe en tono jocoso, el contenido es muy serio, debido a que realiza un estudio y análisis previo de mujeres de todo el mundo.

Una de las conclusiones a las que ha llegado es que todas poseen las mismas metas: quieren ser buenas madres y esposas, estar siempre bellas, ser exitosas en el trabajo. Afirmó, además, que las mujeres están más adelantadas que los hombres.
Y adelantó que su próximo libro trata de la infidelidad en el hombre y al mujer, y que será muy revelador y polémico.
(Noviembre 2009)

Nota al libro en diario " El Nuevo Día" de Puerto Rico

El terror a la infidelidad
Descubre qué hay detrás del miedo a ser traicionado

Por la Redacción de El Comercio / GDA
http://www.elnuevodia.com/elterroralainfidelidad-774982.html

Lo que más nos preocupa es la infidelidad, según la escritora, periodista e ilustradora argentina Ana von Rebeur, autora del libro ‘¿Por qué cuernos me engañaste? Todo lo que hay que saber sobre la infidelidad', de Grupo Editorial Norma. Dice Ana que “hablar sobre la infidelidad equivale a contar chistes mientras te pica una serpiente venenosa, pero hay que hacerlo, para que duela menos”. Este es uno de los capítulos que compartimos con nuestros lectores.

Señala la autora que, por lo general, se cree que las mujeres temen a tres cosas: las arañas, quedarse con el auto averiado de madrugada en una carretera oscura y engordar después de las fiestas. "No es cierto; a lo que más le temen las mujeres es a ser engañadas. A toda mujer le saca de quicio si el carnicero la engaña dándole falda por lomo. O a toda mujer la enloquece que el mecánico le cobre medio sueldo por atar una pieza del motor con alambre. Pero lo resuelve no yendo más a esa carnicería o a ese taller, y contándole a todo el mundo que la estafaron. Pero ¿qué haces si te enteras de que tu hombre te traiciona?...¡No hay carnicerías donde puedas conseguirte otro hombre!". Ana comenta también que se piensa que los hombres temen mucho a tres cosas: perder su computadora, volverse impotentes y quedarse sin trabajo. Pero ella, asimismo, afirma que la verdad es que los hombres también le tienen pánico a la idea de que su pareja se acueste con otro, aunque sea por un rato. "¿Y si descubren que el otro es más varonil que él? ¡Qué horror!", exclama.

¿Por qué tanto miedo a la traición?, es la pregunta. Y la respuesta, según la autora, es: porque formar pareja cuesta muchísimo trabajo, pues primero hay que buscarla, después elegirla, después ver si ella o él están libres, después ver si le interesamos a él o ella, si no hace cosas desagradables en la mesa; luego decidirse a avanzar. "Después vienen los regalitos, el cortejo, el primer beso... Ver si ella huele rico, si él es apuesto y varonil... Y, finalmente, concretar. Después de concretar, hay que mantener, hay que preservar, hay que recordar cumpleaños, aniversarios y cumpleaños de suegros y cuñados. Hay que recibir en casa a amigos y parientes insoportables de ambas partes, que nos gastan la bodega y las sonrisas... Hay que pasar vacaciones, operaciones, tratamientos de conductos, indigestiones, cambios de muebles, mudanzas, fracturas expuestas, tensiones premenstruales, pagos de cuentas, reparaciones de en armonía, con una sonrisa y sin discutir delante del plomero, albañil, dentista, suegra, niños y vecinos. Así quieras matar a tu esposo, los dos deben parecer frente al mundo un bloque sólido, sin fisuras", señala Ana con el humor que le caracteriza.

Según la autora, sacar adelante un matrimonio es tarea de locos y aunque se haga con la mayor cautela todo, no siempre los resultados son felices pero, ya que se ha invertido tiempo en consolidar esa unión, lo lógico es que se intente que dure el mayor tiempo posible. ¿Por qué? Pues por varios motivos como: sentirse más a gusto en pareja que solos, apreciar más lo que cuesta mucho conseguir, por costumbre, porque él es el único que sabe adonde llevar a reparar tu computadora, porque ella es la única que sabe dónde están las cosas, porque no se puede comer media pizza congelada, porque necesitas que te pasen la toalla cuando estás en la ducha, porque la pareja sabe demasiado sobre uno y no conviene dejarla libre para que vaya a ventilar intimidades, porque la conquista costó mucho y una nueva conquista puede costar más, porque se ha invertido demasiado tiempo en convertirse en algo sólido...


Además, según Von Rebeur, conocer otra persona es un proceso que se complica de manera directamente proporcional con el paso del tiempo.

"Convengamos en que no es lo mismo buscar novio a los 23 -cuando todos quieren tener sexo contigo- que a los 43, cuando los únicos que te gritan ‘¡mamacita!', son los recolectores de la basura y que en verdad te lo gritan porque no es tu cuerpo el que los tienta sino el aroma a comida que sale de tu casa".

Añade a continuación la autora que las amigas solteras suelen narrar historias de amor muy parecidas a un tren fantasma, lo cual indica que el mercado de novios está algo complicado. "Nuestro marido o novio estará fallando... ¡pero al menos sus fallas son conocidas!", sentencia Ana.

¿Por qué duele tanto una traición?

"Cuando nos enamoramos y formamos pareja estable nos entregamos por completo al otro... Pero, de repente, el otro decide entregarse a una tercera persona. ¡Caray, eso no estaba en el trato!", dice la autora, y añade que lógicamente él puede buscar excusas, por lo general bastante absurdas y que en muchos casos causan dolor y rabia, pero que lo que realmente sucede es que en toda relación de pareja la parte más importante y básica del trato de estar juntos es de lo que menos se habla, porque se considera que tácitamente las cosas deben ser como deben ser. Sin duda, los seres humanos no estamos diseñados para ser una especie promiscua pues, según Ana, somos más bien del tipo de los pingüinos, los gansos patagónicos y las arañas: un amor para toda la vida.

"Y que agradezcan esto los machos, porque allí donde la vida sexual es promiscua, las hembras los echan de la manada después de acoplarse a ellos y viven muy felices entre tías, hermanas y primas, sin macho a la vista, como hacen las manadas de elefantas en África, que son grupos exclusivos de hembras. Los elefantes machos siempre andan perdidos por ahí sin saber qué hacer, aburridísimos porque en las llanuras africanas no hay Play Station". Según ella, algo similar sucede con el macho humano, porque en las comunidades promiscuas las mujeres los echan por infieles y ellos van de bar en bar sin saber qué hacer. Por lo tanto, si un hombre prefiere que no lo echen a patadas de su hogar, ante todo debe cumplir con la premisa número uno: ser fiel a su pareja.

Es por eso que cuando alguien se entera de que su otra mitad ha roto el pacto de exclusividad y se abrió del juego -pues repartió su atención para darla a alguien más- siente que ya no puede contar con ella. Según el análisis de la autora, toda relación de pareja se basa en la confianza mutua y es verdad que cuando estamos enamorados pensamos que es para toda la vida, pero también es cierto que las relaciones amorosas no son algo plano, estable, siempre igual porque sus miembros tampoco son gente plana, estable y siempre igual. Hay momentos en que él y ella están enamorados como dos tórtolos y otros en que piensan que viven un infierno; ciertos días parecen idílicos para el amor y otros sólo queremos descansar y que nadie nos moleste, los papeles siempre cambian porque la vida en pareja sufre un cambio permanente. Se ha dicho miles de veces que en cualquier relación lo único inmutable es el cambio.

La autora afirma que sólo hay dos clases de hombres en la vida: a) los que jamás pondrían cuernos y b) los que los pondrán en cada oportunidad que puedan. Por eso considera que conviene encontrar a uno de la clase a, aunque los especialistas digan que son el 0.5% de la población masculina. "Pero que los hay, los hay", asegura Ana.

"¿Por qué cuernos me engañaste?" causó furor en la Feria del Libro de Bogotá

¿Por qué cuernos me engañaste?, el nuevo lanzamiento de Ana von Rebeur Fuente : http://www.barriosdebogota.com


Cuando aumentan las infidelidades y es más difícil descubir una de ellas en el hogar, la oficina o sitio de reunión, las claves y formas de descubrir un engaño se vuelven menos comunes. Por eso, uno de los libros que causó furor y fue uno de los éxitos de la pasada Feria del Libro de Bogotá fue ¿Por qué cuernos me engañaste? de la escritora argentina Ana Von Rebeur.

En él los lectores encontrarán diferentes pautas para detectar algunas teorías de las relaciones de pareja y varios aspectos relacionados de alguna u otra manera con la infidelidad: desde él por qué, cómo, cuándo y dónde te engañan, pasando por los tipos de infidelidad, cómo descubrir la traición, cómo confesar si te han descubierto teniendo una aventura, los celos, si se ha de perdonar o no, e incluso como prevenir y evitar la infidelidad.

La famosa caricaturista y escritora Ana Von Rebeur explora el espinoso mundo de la infidelidad con el humor que la caracteriza. En palabras de la autora, “este libro es un monumento a la indiscreción, porque habla sin tapujos de lo que es mejor no hablar”.

Un libro para conocer esos tips y descubrir si está siendo engañado o como no caer tan fácilmente en la red del engaño.

Audio de entrevista a Ana von Rebeur en Radio Mitre, acerca de su nuevo libro " ¿Por qué cuernos me engañaste?"



Entrevista realizada por Esteban Mirol en Radio Mitre, agosto de 2010.




http://audioblogs.cienradios.com.ar/mirol/archives/2010/08/ana_von_rebeur_presenta_por_que_cuernos_me_enganaste.html

Entrevista a Ana von Rebeur en Perú

Ana Von Rebeur, la escritora que entiende a los hombres
14.July.2009ocio y cultura publicaciones
Con su simpatía y buena onda, la escritora argentina Ana Von Rebeur será uno de los personajes más interesantes que nos visiten en la próxima Feria Internacional del Libro. Ana, quien además de ilustradora e incansable blogger ejerce el periodismo en radio y televisión, llegará a Lima para presentar Leyes de Murphy solo para mujeres (Norma, 2009), su más reciente libro. Universia pudo conversar con ella de su literatura, de las dichosas leyes de Murphy, y de por qué entender a los hombres es más fácil de lo que ellas creen.


Periodista, escritora, ilustradora, blogger, eres una creativa a tiempo completo. ¿Cómo así distribuyes tu tiempo?
¡Soy mujer!... y una mujer le saca horas al día como sea. Somos las primeras en levantarnos y las últimas en irnos a dormir en cada casa. Las mujeres no somos de Venus: somos de Marte, que tiene días de 25 horas. En lo personal, mi secreto para hacer tantas cosas es más viejo que el mundo: dormir poco. De noche, las horas rinden más porque no suenan timbres ni teléfonos. Ya no tengo sangre en las venas: tengo café.



¿No te ha traído problemas esta creación constante?


Dado que todo lo que hago se trata de tinta sobre papel, no me disperso demasiado. En cambio, como columnista de radio y televisión, o como autora teatral, aunque me divierto porque es algo que se hace en equipo, en el fondo no veo la hora de volver a casa. En esos sitios se desperdicia mucho tiempo que yo podría aprovechar escribiendo. Además, me he puesto a dar consejos sentimentales en uno de mis 40 blogs (http://quesoyparati.blogspot.com) y no doy abasto para responder tantas preguntas de hombres y mujeres de todo el mundo. Pero siento que les soy útil y los conforto, y eso me hace feliz.



¿A qué escritoras o bloggers peruanas conoces y lees?


Tuve el placer de conocer a las encantadoras Maritza Espinoza y a la blogger Chiara Roggero, porque ambas me acompañaron muy generosamente a presentar mi libro anterior ¿Quién entiende a los hombres? en la anterior edición de la Feria del Libro. Supongo que habrá montones de escritoras fabulosas en el Perú, y lamento no conocerlas. Justamente, una vez tuve que hacer un estudio sobre escritoras latinoamericanas y me sorprendió que todo el mundo supiera quiénes son Vargas Llosa, Bryce Echenique y Bayly; pero si les pides que nombren a una escritora peruana, nadie recuerda una. Creo que encontré la respuesta en una "Carta abierta de las escritoras peruanas", escrita por la abogada Nilda Garay Montañez y firmada por casi 50 escritoras, que está en Internet desde 2005. La carta denuncia que las escritoras peruanas viven acalladas por una sociedad que prioriza la literatura masculina.


¿Y no crees que eso sucede también en el resto de Latinoamérica?

Sí, es la realidad. En muchas partes a la mujer se la relega a hacer poesía, erotismo o ensayos sobre "la mujer en la literatura". Y veo que lo mismo pasa en el Perú. Es muy cierto lo que denuncia la carta abierta: a los hombres se los considera "de a uno" y a las mujeres se las considera "a granel". Nunca hay mesas redondas de "El hombre en la literatura", "Narrativa masculina", o "Escritores peruanos"... ¿No suena absurdo? En cambio, a todo el mundo le parece muy normal que haya mesas redondas de "La mujer en la poesía" o "Escritoras peruanas". Las mujeres seguimos siendo el negro del mundo, como decía John Lennon.


Luego de publicar ¿Quién entiende a los hombres?, ¿todavía te haces la misma pregunta?
No, para nada. Los entiendo totalmente. Es que, por suerte para nosotras... ¡son tan predecibles! Creo que mi libro es una especie de vacuna anti-divorcio, porque toda mujer que lo lea comprenderá que todas las quejas que ellas tienen contra los hombres tienen explicación lógica, y esto las llevará a reconciliarse con sus hombres, que no son malos: son como son.



Siguiendo las Leyes de Murphy de tu nuevo libro, ¿qué ha sido lo más desastroso que te ha podido ocurrir?


¡Uf! Podría hacerte una lista interminable. Desde ir a esperar a un aeropuerto a un chico que no me vio y se fue a casa con su madre y su tía, pasando por ir a una boda con pantalones por no encontrar un par de medias sanas para usarlas con un vestido nuevo. O entrar a una entrevista de trabajo con la pinta de medio oso panda porque se me había corrido el rimmel de un ojo. Pero la mayor Ley de Murphy de la vida es tener hijos: son lo que más adoras y los que más loca te vuelven.



Vienes a Lima a la Feria del Libro, ¿qué expectativas tienes al reencontrarte con tus lectoras peruanas?
¿Quién dijo lectoras? A donde voy, el auditorio está lleno de hombres que luego vienen con mis libros pidiendo que se los firme Creo que a los hombres peruanos se les está abriendo mucho la cabeza: están curiosos por saber qué opinamos de ellos y cómo tratar a las mujeres para tener una mejor relación con ellas. Y a mis lectoras les digo: ¿Quién entiende a los hombres? era un libro para lograr o mejorar una relación con los hombres, y se debe leer de la página uno hasta el final. Pero "Leyes de Murphy, solo para mujeres" es una especie de espejo muy luminoso donde todas se verán reflejadas, porque allí les cuento su vida. Está tan lleno de verdades contadas con mucho humor, y tiene tantos dibujos que es un libro lindo de mirar, no sólo de leer.

Fuente: Colaboración Cristhian Salas

domingo, 19 de septiembre de 2010

¿ En qué país latinoamericano hay más infieles?

sábado 18 de septiembre, 3:09 PM
MÉXICO, D.F., septiembre 18 (EL UNIVERSAL).- Al menos 63% de los latinoamericanos ha sido infiel alguna vez; 71% prefiere las posiciones tradicionales para tener sexo; 94% se masturba y 39% lo hace con una frecuencia semanal, de acuerdo con una encuesta realizada por el Grupo de Diarios de América (GDA) entre cibernautas .



Los países que sobresalen con un mayor porcentaje de infidelidad son Ecuador y México, cuyas menciones suman hasta 68% para ambos casos.



Además, 49% de los encuestados asocia las relaciones sexuales con el amor y 28% con el placer; 70% experimenta con pornografía, 47.6% con juegos sexuales, y sólo 9% con intercambio de parejas.
Aunque el sadomasoquismo obtuvo preferencias de sólo 11.5% a nivel global en Latinoamérica, México y Brasil reflejaron cifras similares, de 13.4%, mientras que en intercambio de parejas registraron 10.9% y 11.2%, respectivamente.
En cuanto al sexo por internet, destaca Brasil como el país con mayor número de usuarios que lo practican, con 52%.
El estudio fue realizado por GDA, entre junio y agosto de 2010. Fueron aplicadas 13 mil 349 entrevistas entre usuarios de la red en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Perú, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela.
De acuerdo con el sondeo, 48% de los entrevistados suele mantener relaciones sexuales en la noche y 39% a cualquier hora. Específicamente para los mexicanos, 50.4% prefiere tener sexo en la noche, 37.2% a cualquier hora, y 4.2% por la mañana.


Las fuentes de información
Los libros, revistas y periódicos y amigos de la misma edad se muestran como las principales fuentes de información acerca de temas sexuales en la región, con 26%. La madre se ubica en segundo lugar, con 13%.
En México, el porcentaje más alto se registra en la categoría de "libros, revistas y periódicos", con 30%. Argentina presenta el mayor porcentaje en la categoría de "amigos de la misma edad", con 31%. Chile obtiene el mayor porcentaje en la categoría "madre", con 18%.
La posición sexual con mayor número de menciones fue la de "el hombre detrás de la mujer", con 24%, seguida de las tradicionales posturas del hombre debajo o encima de la mujer, con 23% para ambas, siendo las respuestas bastante homogéneas para todos los países latinoamericanos en dichas categorías.
De acuerdo con las conclusiones del sondeo, las posiciones sexuales preferidas son aquellas más comunes o más enseñadas culturalmente, y en las que existe un aspecto de dominación del hombre sobre la mujer.


Ellas fingen orgasmos

Al menos 40% de las latinas entrevistadas asegura tener orgasmos "regularmente" al mantener relaciones sexuales, siendo México el país que obtuvo mayor porcentaje de menciones en dicha categoría (45%). En la categoría "siempre" destaca Argentina, con 41%.
Cruzando la frecuencia de los orgasmos con el rango de edad, se observa que la frecuencia de los mismos incrementa a partir de los 40 años, a partir de los cuales la categoría "siempre" supera a la de "regularmente".
De las mujeres entrevistadas, 54% declara haber simulado un orgasmo ante su pareja "a veces", superando a las menciones de "nunca", que representan 36%. El país con mayor porcentaje de mujeres que "nunca" han simulado un orgasmo es Uruguay, con 41% de las menciones.
Sólo 6% de los usuarios entrevistados asegura no haberse masturbado nunca, siendo Uruguay el país con el mayor porcentaje en dicha mención (13%).
La frecuencia para masturbarse es semanal, con 39% de las menciones, siendo Costa Rica el país que presenta un mayor porcentaje de menciones en dicha categoría (45%). En cuanto a México, 35% dijo hacerlo semanalmente, 18% diariamente y 11% mensualmente.
Entre hombres y mujeres la frecuencia de masturbación varía. En el caso de ellos, 41% afirma hacerlo semanalmente. La categoría más alta para ellas es la de "una vez al mes", con 40%.

Imaginación, fuente de placer
En Latinoamérica, los medios más comunes para masturbarse son la imaginación, con 71%, y las películas eróticas, con 53% de las menciones.
En revistas eróticas destaca México, con 16%.
Puerto Rico es la nación con el mayor porcentaje de entrevistados que afirma usar consoladores y juguetes sexuales, con 10% y 13%, respectivamente.
El sondeo refleja que 56% de los usuarios declara masturbarse aun cuando tiene relaciones sexuales regularmente. Destaca Brasil, con 21% de los usuarios que declara masturbarse aun cuando mantiene relaciones sexuales con regularidad.

Derriban mitos
Los autores afirman que los resultados desmitifican a la masturbación como una práctica sexual de las personas que no tienen pareja, ya que a pesar de tenerla y de mantener relaciones sexuales regularmente, los porcentajes de usuarios que se masturban son bastante altos.
De los hombres, 30% declaró haber tenido al menos alguna vez problemas para mantener una erección. El país con mayor número de usuarios que ha presentado este problema es Brasil, con 35% de las menciones.
Al indagar sobre la eyaculación rápida, 53% de los hombres manifestó haber presentado este problema por lo menos en una ocasión. El país con un mayor porcentaje de hombres que declara padecer dicha problemática es Perú, con 59%.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Es verdad

“No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.”
Oscar Wilde

martes, 14 de septiembre de 2010

Canción para no hacerse el coco cuando te engañan

En dos versiones uruguayas : Jaime Ross y su autor, Jorge Drexler

Jaime : http://www.goear.com/listen/e6ad8b8/no-pienses-de-mas-jaime-roos

Jorge : http://www.youtube.com/watch?v=TruavyQFPUo


No pienses de más
cuando te quedes sola.
No pienses de más,
no dejes pasar las horas.

La vida es así,
cambia el viento,
cambia la estación,
no siempre se encuentra
una razón.

No pienses de más
No pienses de más
No pienses de más

No esperes de mi
que venga y te lleve lejos,
no esperes por mí,
yo no puedo dar consejos.

No me hagas hablar,
no te traigo más
que esta canción,
yo no entiendo
ni a mi corazón.

No pienses de más
No pienses de más
No pienses de más

No me escuches
no ves que estoy dolido...
No me sigas,
yo también estoy perdido...

Y no todo se ve
mirando por una lupa,
no todo se ve,
no sé de quién fue la culpa,

nunca lo sabrás,
cambia el viento,
cambia la estación
no siempre se encuentra
una razón...

No pienses de más
No pienses de más
No pienses de más.

Canción para vengarse de una mujer infiel

Este tema del talentoso y notable musico uruhiayo Ruben Rada me parece uno de los más logrados , que mejor reflejan el sentimiento de alguien que rompe una relacioon lleno de furia y venganza . Quien lo dice , es genialmente malo .
Escuchenlo en : http://www.youtube.com/watch?v=76SWYrvFJVQ&feature=related

Puedes, puedes, puedes ver el mar
puedes ver la luz, puedes mas, tu puedes
contar las estrellas, guardar la mas bella
remontar las nubes para no verlas jamás

Puedes, puedes, puedes divagar
puedes dar a luz o matar si quieres
vestirte de reina, gobernar la tierra
y elegir el hombre mas hermoso para amar

Y si quieres puedes tú, donar la vida
al servicio puro de la humanidad
pero nunca lograras ni siquiera mi amistad
y eso yo sé, te tiene mal.

Cuando tengas todo el mundo ya en tus manos
y tu cuerpo salte de felicidad
yo te arruinaré el final porque a mi no me tendras
y eso yo sé, te va a matar.

domingo, 12 de septiembre de 2010

"Leyes de Murphy sólo para Mujeres ": Recomendación de una lectora




Comentario sobre mi libro " Leyes de Murohy solo para Mujeres " . Fuente: http://diariodeiqt.lamula.pe/tag/libros/page/2/

De mal en peor
4 Septiembre, 2009 in Sofía Herrera by Paco Bardales | No comments

¿Has escuchado hablar alguna vez de Murphy y de sus famosas leyes? ¿Crees en la “mala suerte”? ¿Eres supersticioso o supersticiosa?



Recuerdo que cuando era niña, mi tía, quien era una mujer sumamente supersticiosa, se moría si por accidente derramaba sal en la mesa. Me hacía que le rezara en voz alta el Padre Nuestro a fin de alejar de mi vida los muchos años de maldición que se me venían encima de manera inminente y fue así que le empecé a tener miedo a una serie de objetos y circunstancias que se me iban presentando en el camino. No debía romper un espejo y peor mirarme en él porque si no sufriría 7 años de mala suerte, no debía pasar bajo las escaleras pues me quedaría solterona de por vida (eso sí debí hacerle caso), no debía cruzarse conmigo un gato negro (tenía que ver bien porque soy miope y en la noche, los marrones pasan por negros), los paraguas no debía abrirlos dentro de la casa y menos barrer en la noche (sería pobre por el resto de mi vida).

A medida que fui creciendo y tomando conciencia de que aquello no influía en mi vida como había imaginado, las supersticiones pasaron a segundo plano e incluso debo admitir que le saque la vuelta a todas las recomendaciones de mi tía. Todo parecía estar tranquilo en mi vida hasta que por cosas del destino o de mi “mala suerte”, llegó a mis manos el libro Leyes de Murphy solo para mujeres de la escritora, periodista e ilustradora argentina Ana Von Rebeur.

Admito que este libro estaba predestinado para mí. Aquella noche en la que ni tenía la menor idea de lo que pasaría después, llegue a la librería SBS acompañando a un amigo intelectual en su búsqueda del Rey. Mientras él se sumergía en el mundo tenebroso y escalofriante de Stephen King, yo que no buscaba nada en concreto, de pronto fui arrastrada por el deseo de tener en mis manos un libro fucsia muy particular. Me llamó mucho la atención el dibujo de la portada de una mujer con 8 brazos y en cada mano tratando de lidiar con todos ellos a la vez. Al ver aquello me sonreí y decidí comprarlo.

Tras dos días de leerlo y reírme gracias a sus ingeniosas caricaturas, llegué a la conclusión de que las leyes expuestas en el libro marcan la tendencia perpetua de la vida de una mujer a convertirse en un pequeño infierno y que el tal Edward A. Murphy Jr., un ingeniero de desarrollo que trabajó en experimentos científicos en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, fue un brillante fracasado, ya que aunque los experimentos le salieran horribles, Murphy pasó a la historia echándole la culpa de sus errores a la tendencia general de las cosas a salir mal. En resumen, Ana Von Rebeur nos dice que todo en la vida falla, pero lo que nunca falla es que las cosas tienen una tendencia a ponerse peor.

Debo confesar que no creí en eso de que las cosas van de mal en peor pero ayer en la tarde, llegué a mi trabajo muy feliz. Antes de entrar, un gato negro se me cruzó pero no le di importancia. Como de costumbre encendí la computadora dispuesta a revisar mis mails pero en la pantalla solo salía: error del servidor. Ilusa vuelvo a intentarlo y nada, entro a Twitter y me doy con la sorpresa de que Gmail había fenecido. El horror se apoderó de mí, pensé en mis mails y mis contactos y me dediqué a maldecir a internet pero felizmente mis súplicas fueron escuchadas y el servicio se restableció. Con tantos nervios se me dio por comer, abrí el cajón de mi escritorio y una enorme, peluda y negra rata saltó de dentro de él. Grité horrorizada y me olvidé que estaba en una biblioteca. La seguí pero ésta se logró esconder en el almacén. Regresé al cajón y encontré que mis dos paquetes de galletas habían sido su banquete celestial. La maldigo fuertemente y la rabia se apodera de mí. Tras una hora de aparente calma, jóvenes universitarios aparecen en mancha faltando 10 minutos para cerrar, quieren libros, revistas, periódicos, copias, etc. Exhausta y pensando en que más mal no me pudo ir, tomo un motocarro rumbo a casa pues tengo una reunión dentro de una hora y estoy algo atrasada. Al llegar me doy con la sorpresa de que no tengo la llave y no hay nadie en casa para abrirme. Desesperada voy al trabajo de mi prima a pedirle la llave. Me visto como loca y la blusa se me rompe. Llego al evento y este para variar es un verdadero desastre en cuanto a organización. Al final, termino caminando sola de regreso a casa pues mis familiares y amigos me abandonaron a mi suerte en medio del caos. Por esta vez, el gato negro sí que me trajo mala suerte y gracias a las leyes de Murphy mi mala suerte se convirtió en algo peor.

Si sientes como yo, que la vida te juega bromas pesadas y que te pone a prueba todos los días sólo para ver cómo te las ingenias para salir del paso, lee las Leyes de Murphy solo para mujeres, aunque no te resulten los consejos, al menos te divertirás.

Si les interesa saber más sobre Ana Von Rebeur y sus Leyes de Murphy solo para mujeres, visiten su blog www.leyesdemurphyparamujeres.blogspot.com

¿ Qué significa perdonar?


¿ Qué significa perdonar? .

Pudo haber sido sólo una noche de sexo o un romance de varios meses. Ya sabes todo. Ahora tienes un solo problema: ¿qué hacer con quién te metió los cuernos?
Porque si no quieres seguir con el infiel, se acabó el problema. .
Pero para seguir con tu pareja infiel, debes verificar que no vuelva a serlo.
¿Lo perdonarás?
Mira a tu amorcito.
Te dice que está arrepentido, que ha cometido una torpeza, que no debería haberlo hecho jamás, que no comprende qué le ha sucedido, que te ama como a nadie, que estaba mal consigo mismo, que se le dio la oportunidad, que te notaba distante, y un sinfín de tonterías que ya ni quieres escuchar, pues aunque te dañan, el daño mayor ya está hecho.
¿Debes perdonar?
¿Pero qué significa exactamente "Perdonar"?
“Perdonar” significa “el grado máximo de donar” o “dar mucho” tanto es español como en francés – par- don- , italiano – per- donare-, el inglés -for-give- y en alemán- vor-geben.
Para Santo Tomás de Aquino, el perdón es la entrega por excelencia, el summum de la generosidad. No consiste en entregar dinero o tiempo, sino en donar dos veces, regalar dos veces, que es lo que significa “per.- donar”. “Donar” es regalar voluntariamente, un acto de gracia que uno realiza como dando un regalo a quien lo merece.
¿Te parece que tu amorcito que acaba de revolcarse con una mujer de cascos ligeros y tetas pesadas merece un doble acto de entrega, un regalo doble de fe como es el perdón, etimológicamente hablando?

Fíjate que quien te pide perdón por una infidelidad te pide que le regales por lo menos cinco cosas:

1) El disfrutable recuerdo de una memorable revolcada en cama ajena sin consecuencias.
2) Que le sigas considerando buena persona aunque intercambió fluidos corporales con otro/a.
3) Que olvides el desliz, como que aquí no ha pasado nada.
4) Que vuelvas a confiar en él/ella.
5) Que no le hagas más reproches, porque ya te ha pedido perdón, y basta.

¿No son demasiadas pretensiones, para alguien que ha roto un pacto de confianza ciega, fundamento básico de toda pareja?. En verdad, no hay perdón verdadero si uno no siente reales ganas de entregar ese doble don de la misericordia. Pero… ¿por qué habrías de ser clemente con alguien que no recordó que existías cuando se acostó con otra? Somos grandes, el ya no es virgen… ¡no puede decirte que no sabia lo que estaba haciendo! Ella no es más grande y pesada que él… ¡tampoco puede decir que lo forzaron a tener sexo! El se gasta en hoteles lo que tú ahorraste en tomates… ¿y hay que perdonarlo?
"El perdón es la supresión del resentimiento”, afirma Butler. Mi gato no me perdona si lo dejo solo un fin de semana: me da la espalda ignorándome durante una semana como mínimo. Y yo no le he metido los cuernos, pero le ofende que yo pueda vivir sin el .Como yo tengo un cerebro 40 veces más pesado que el gato… ¿80 días de darle la espalda al infiel serán suficientes?
Pedir perdón es hipócrita Claro que hay que hacerlo, pero es falso. ¿Quién se creer que él lamenta haberte revolcado con la morena del 6to piso? Por eso, el pedir perdón es una especie de manipulación post- traición de parte de quien ha cometido la falta, hecha con la intención de que pares de llorar porque no quedan más pañuelos.
No nos engañemos, el dolor sigue ahí, y seguirá por mucho tiempo más. Dicen que la Biblia dice “Si te ofenden, no hay que perdonar siete veces, sino setenta veces siete”.Es una buena receta para convertir a neardenthales en gente civilizada en épocas en que todo se resolvía a los garrotazos .En una sociedad donde nadie perdona a nadie no se podría viajar en autobús, no se venderían camas matrimoniales ni sillones de tres cuerpos, ni baldes de pollo frito de 24 piezas, ni autos de 4 puertas, ni fondees, ni papel de regalo. Entonces, si perdonamos, es para poder comer fondue y pollo frito.

Cómo saber si el problema es grave


Cómo saber si tu problema es grave:



Lo primero que se pregunta el traicionado es si podrá perdonar al infiel., Y pegado a eso, viene la pregunta más importante: ¿lo hará otra vez?
Para saber si puede perdonar o no, cada uno debe saber qué se juega dentro de la pareja, y cual fue el grado de infidelidad que estamos debatiendo. Aquí entran muchas cosas en juego: si hay hijos, si hay casa, si hay coche…si puedes echarlo y quedarte con todo… ¡no lo perdones!
Los mensajes que recibo de centenares de lectoras engañadas prueban que quien engaña una vez, vuelve a engañar.Una relación de pareja sólo tiene sentido si sabes que puedes poner las manos en el fuego por el otro. Y eso de arrastrar una infidelidad, que es como una nube negra permanente que te persigue, me parece que no ayuda a renovar la confianza perdida.Por si no lo sabían, la gente solo te trata del modo en que permitas que te traten. Si marcas en el aire los limites, no habrá nadie que ose traspasarlo. Para que te traten bien, debes quedarte con alguien que se entusiasme por conservarte.
Entérate de una infidelidad siempre es un duelo y una pérdida. Aquí te toca saber si el duelo es sobre la confianza perdida, o sobre la relación entera.
Si tienes mucho miedo de cortar la relación, habría que descubrir a que le temes tanto. Probablemente debas reforzarte como individuo, si sientes que estarías desprotegida sin un… ¡infiel que se acuesta con otras!
Lo importante es que llegue un momento en que puedas decir “ya está, lo perdí, se acabó, no lo busco más”, como quien pierde un reloj en un bosque. Perdonar implicar hacer borrón y cuenta nueva, y ponerle un cierre a toda la situación. Hay que dejar que el tiempo pase, para que todo el suceso pierda fuerza, y a la larga sea un incidente más en la historia de la pareja, Si lo reavivas todo el tiempo, no lo dejas morir...Perdonar no es olvidar, pero no metas más el tema en el medio todo el tiempo si quieres reconstruir la pareja.
Sólo puedes reconstruir la confianza sabiendo que:
- no puedes vigilar lo que hace el 24 horas al día.
- no puedes revisarle sus cosas, porque te humillas tú
- no puedes desconfiar de cada cosa que te diga.
- no puedes esperar que el cambie de un día para el otro.
-. no puedes convivir con resentimiento

Cariñosa

"Yo con mi marido hablo cuando hago el amor. Nunca olvido llamarlo por teléfono , esté donde esté".

¿Vale la pena seguir con un infiel?



¿Vale la pena seguir con un infiel?


Ya sea que elijas el estilo laissez faire, laissez passer o el de escribir poemas desgarradores, el abordaje más conveniente ante la traición es bajar las armas. Lo primero que tienes que pensar respecto al infiel es: “Está bien, me ha jodido. Pero no permitiré que me joda un minuto más”. Entonces simplemente dejas de pensar en lo que te ha hecho, y haces tu vida, siguiendo tu camino.
Uno no puede controlar los sentimientos, pero puede controlar cómo los enfrenta.
Pero también estoy segura de que engañar a la pareja es romper un trato, donde la primera cláusula –escrita o no – es siempre la de lealtad y honestidad mutua. Y donde no hay confianza, no hay amor. Si te quedas con quien engaña, te engañas a ti mismo. Y no debes culparte: le pasa a cualquiera.
El Agha Khan le fue infiel a Rita Hayworth, que era entonces la actriz más sensual de Hollywood.
El príncipe Carlos de Inglaterra le fue infiel a la bella Diana Spencer con una mujer casada, más vieja que su propia esposa, con quien se casó luego de 35 años de romance clandestino.
Y esto lo hacen porque quieren dar por terminado el matrimonio, y meten los cuernos y que seas tú quien tome la decisión.
Si me preguntas qué hacer cuando descubres todo, te diré algo muy simple: si sabes que te fue infiel porque él te lo cuenta, quítalo de tu vida: se acabó. Si lo sabes porque tu lo has investigado y descubierto…bueno, eso te pasa por husmear donde no debes. Y sacarlo de tu vida o no, depende de qué clase de tipo sea tu esposo, si vale la pena conservarlo o no.
¿Cómo sabes si vale la pena conservarlo?
Esto lo marca el CRP: Coeficiente de Reemplazabilidad de tu Pareja.
Si estas casada con Quique, un alcohólico frustrado sin ambiciones al que debes atender como a un hijo más, bueno para nada que ni te toca en la cama y se siente una víctima del destino, tu Quique es 100% reemplazable y tiene un CRP de 100, porque cualquiera que conozcas después de éste incidente será mejor que él. Así que no debes perdonar a Quique, que además de marido desastroso, ahora es infiel.
En cambio, si estás casada con Guillermo, gerente general de una empresa multinacional, buen padre y compañero estimulante, un genio en la cama, amoroso con tus hijos y cariñoso contigo, que mantiene a toda la familia, te hace regalos fastuosos, te lleva de vacaciones, satisface cada capricho tuyo, se arremanga para lavar los platos y bañar a los niños, es guapo y divertido…su CRP es de 0 porque no es reemplazable. Así que no sólo debes perdonarlo, sino que me debes dar su teléfono y su email porque te lo quiero robar a ti. Será muy difícil que después de Guillermo conozcas a alguien que lo supere en calidad de compañero. Tómate el desliz con filosofía, como que “algún defecto tenía que tener”, no sea cosa que acabes de novia con uno muy fiel…porque no tiene dinero ni para invitar a otra con un café.
Los reemplazables no se perdonan, y los irremplazables tienen más chances.
Como dice Walter Risso, en la pareja siempre manda quien menos necesita al otro. A un hombre irremplazable lo necesitas más, entonces por eso se le pueden perdonar más cosas.
Perdonar, como amar, es una decisión.

El sindrome Cynthia Lennon





El Síndrome de Cynthia Lennon, o de la engañada infeliz


Cynthia Powell conoció a John Lennon en la escuela de arte de su pueblo. Los dos eran miopes, y él sólo bromeaba con ella acerca de las gafas que usaban ambos. Pero ella quedó prendada del chico que tocaba la guitarra y no paró de seguirlo hasta ligar con él. En muy poco tiempo quedó embarazada y se casaron justo en el momento en que los Beatles llegaban a la cima de la fama. John no quiso que la prensa se enterara de que estaba casado, ni de que con Cynthia tenía un hijo, por temor de que eso le espantara a las fans...y porque Cynthia no le importaba demasiado. Hizo todo lo posible por no mostrarse con ella en público, y por mostrarse con diversas amantes en privado. A una la llevó a su casa, y Cynthia los descubrió en su propia cama. El también era violento y un par de discusiones terminaron a los golpes. De todos modos, ella insistía en preservar la pareja, e insistía en acompañarlo en las giras, y él se negaba .Ella comentaba: “Me doy cuenta de que a veces sugiero algo y John me ignora o dice que digo tonterías. Unas semanas más tarde Ringo sugiere lo mismo que dije yo, y él lo aprueba, admira y aplaude… Y jura que yo jamás se lo dije antes”. En medio de la vorágine de la fama (y las drogas), él comenzó a verse cada vez mas seguido con la artista japonesa Yoko Ono , que se le pegó como un mejillón a una roca. Cynthia supo de la infidelidad y decidió pegarse aún más a él para recuperarlo. Un día, los Beatles con sus esposas partían de gira en tren a Bangor, Gales. Al llegar a la estación, vieron que ésta estaba atestada de admiradoras con pancartas de adhesión a los Fab Four (los Fabulosos Cuatro) Todos corrieron a abordar el tren a último momento. Pero a Cynthia las fans le cerraron el camino, el tren partió y ella se quedó mirándolo alejarse, en la plataforma. “Ahí supe que todo había terminado”, comentó. Al perder el tren, perdió a John. Pero siguió amándolo toda la vida, y tuvo que casarse cinco veces – el cuarto fue alguien muy joven que no estaba con ella por interés sino por amor, “porque no le gustan los Beatles, él prefiere a Eminem”.- siendo el último un negro grandote que no tiene el menor interés ni en los Beatles ni en Eminem.
John no fue mejor marido con Yoko Ono. De hecho, también a ella empezó a serle infiel. Pero Yoko, astuta, contrató a una jovencita japonesa que le gustara a su marido, de modo tal de poder controlar de cerca el romance de su esposo. Cuando John se cansó del idilio con la japonesita- que era más boba, celosa y demandante que Yoko- , Yoko estaba allí para recuperarlo.
Yoko luchó: tenía claro que no quería perder a John.
Cynthia no luchó: dejó que se le fuera de las manos.
Cynthia vio desde lejos como John compraba mansiones, islas y castillos con el dinero ganado por el grupo formado junto a ella. Recién en el 2006 publicó una novela deprimente contando toda esta historia, que se llama “John” pero bien podría llamarse “Cómo ser una loser”.
Yoko vivió dentro de esos castillos.
Tú puedes elegir ser Yoko o ser Cynthia.
Para eso, debes poner en la balanza si la relación vale la pena o no.
Si eliges ver cómo el hombre a quien amarás toda la vida se va en el tren, dejándote sola en la estación como la Penélope de la canción, padeces el Síndrome de Cynthia Lennon.
Claro está que no te conviene quedarte con un hombre que no quiere mostrarse conmigo y que no te escucha a ti, pero sí a su baterista. Pero no hay nada tan patético como seguir amando a un hombre,observando de lejos cómo él - ¡famoso!- la pasa genial ovacionado por el mundo, mientras tú te quedas tejiendo calceta, sola con tu gato y un novio que vende memorabilia Lennon para comprarse gorritas de béisbol estilo Eminem.
Si un marido a quien amas te ignora, más que dejarlo, te conviene buscarte alguien que te consuele. Mientras tú retozas con uno dulce y gentil, deja que se divierta con la amante de turno.
Cuando se canse, ahí estarás esperándolo.
De todos modos, no vivirá demasiado.

El alto costo de quedarse pegada a un Premio Nobel


Ya sabemos que los hombres famosos ricos y poderosos ejercen un atractivo irresistible en las mujeres. No importa si el tiene cien años, usa peluquín y necesita cinco cajas de medicamentos para ponerse de pie...” ¿es rico? ¿Es famoso? ¡Tiene que ser mío!”…es lo que sienten ellas, en su ancestral ambición por el Macho Alfa. Sinceramente, si nos presentaran un empleaducho cualquiera con el extrañísimo peinado de Donald Trump-, ese flequillo teñido de rojo que le viene de la nuca- , no querríamos pasar ni cinco minutos con él. Pero como Donald se esmera en lograr que su casa de Palm Beach aparezca en al revista Forbes como la casa más cara de Estados Unidos será Donald mismo el que no quiera pasar ni cinco minutos contigo porque prefiere casarse con modelos eslovacas un cuarto de siglo menores que él, que se dedican a tomarse fotos con poca ropa y esquiar a beneficio de los perros abandonados.
Otras mujeres prefieren teñirse de cultas teniendo roces voluptuosos con un intelectual. Por darte un ejemplo de esto, hay un inglés Premio Nobel de Literatura, Sir Vidiadhar Surajprasad Naipaul, nacido en Trinidad de familia hindú, que fue a Buenos Aires en 1972 para cubrir una crisis política. En ese viaje conoció a una interprete argentina hija de ingleses llamada Margaret Gooding, que sería su amante por los próximos 24 años, a sabiendas de Patricia Hales, la esposa del escritor. .
Durante las siguientes décadas, el triángulo entre Vidia, Pat y Margaret se transformó en un escaleno o en un equilátero dependiendo de su trabajo, ánimo o lugar de residencia. Lo cierto es que Pat temblaba cuando recibia en su casa un llamado de larga distancia, y al escuchar a su marido hablando con su amante argentina. Margaret quedó tres veces embarazada del escritor y nunca dudó en abortar a pedido de su amante, que solos le dio cien dólares para quitarse el primer hijo, y nada para los otros dos. Naipaul no quería hijos…y ella lo quería a él. Incluso dejó a su marido por él y siempre estuvo dispuesta a todo. Al inglés, en cambio, esa aventura no le interesaba. Un día Margaret llegó de improviso a buscarlo a su casa en Wiltshire, y Naipaul, enfurecido por la “invasión”, le pegó tanto que “la mano dolió durante varios días” Imaginen como habrá quedado la cara de ella. En 1989 su esposa Pat fue diagnosticada con un cáncer. Le extirparon un pecho y recibió quimioterapia. Su marido la dejó sola en el trámite, porque olvidó que ella tenía que ir al hospital. Allí, Pat leyó una entrevista en la revista The New Yorker, donde su marido confesaba ser asiduo de prostitutas. Dejando a su mujer sola y enferma, Naipaul siguió viajando con su amante por el Caribe, Indonesia, Irán, Pakistán, la India y Europa.. Pat abandonada y sola entró en coma en febrero de 1996.Naipaul dijo “Podría decirse que yo la maté” . Al día siguiente, Naipaul arrojó al viento las cenizas de Pat, le dijo a su amante Margaret que no la quería ver más porque ya estaba vieja, y llamó a Nadira Alvi, una periodista pakistaní y columnista en The Telegraph, 20 años menor que él, que lo había entrevistado recientemente, para preguntarle cuándo se podía ir a vivir junto a él. Nadira es su actual esposa , por esto de que las mujeres no le pueden decir que no a un Premio Nobel.. ¿Puede una mujer llegar a tal humillación por no perder a un Premio Nobel? Claro que si, las mujeres nos humillamos hasta lo mas extremo con tal de no perder a un hombre- Los hombres en general son tan indiferentes que las mujeres perdemos la cabeza por cualquiera que nos de cinco minutos de atención, sin necesidad de que sea un Premio Nobel.

Cómo lo viven los famosos



La técnica de los famosos

Imagina si las esposas y maridos celosos de los artistas de cine que hacen de heroínas y galanes, les hicieran una escena de celos cada vez que deben filmar una escena erótica con un colega. ¡Nadie podría trabajar en películas románticas sin arriesgar su matrimonio!
¿Por qué Carlo Ponti dejaba que Sofía Loren vaya a la cama con Marcello Mastroianni? Porque Ponti tenía muchos más millones y más poder que Mastroianni. Marcello era solo un empleado de Ponti.
¿Por qué Robin, la ex esposa de Mel Gibson, se quedaba tan campante tejiendo mientras él en su doble categoría de actor y director podía haberse revolcado con cuanta actriz quisiera? Porque sabía que a él lo que le interesa es poder volver a casa sin problemas.
¿Porqué Vanessa Paradis y Johnny Depp siguen casados en aparente armonía? Porque tienen un pacto ecuánime de que “si tu me pones un solo cuerno, yo te planto una cornamenta como un árbol”. O sea que el primero que hace trampa, tiene mucho que perder. Vanessa hizo millones cantando como una lolita en celo, y Depp hizo otro tanto poniendo cara de leño, no es cuestión de perder tres jacuzzis y un Rolls Royce por una teta talla media.
¿Por qué Trudie Styler sigue casada con el archimillonario de Sting, mientras que Jill, la pobre esposa de Phil Collins, tuvo que ver como él la dejaba para casarse con una intérprete suiza veinte años menor? Porque Trudie Styler ya sabe de qué viene la infidelidad. Trudie le arrebató a Sting a la actriz Frances Tomelty, con el pretexto de ser la fotógrafa de la banda The Police. Eso logró que Styler se quedara con Swing, mientras Frances no podía creer que su marido se tirara a una fotógrafa dientuda, que también fuera una actriz de cuarta categoría.
¿Por qué el Rey de España sigue con la reina Sofía? Porque la que lleva la sangre real es ella, el es solo su consorte. ¿Y por que el príncipe Felipe de España no le mete los cuernos a Letizia? Ejem…¿ Vieron la cara de bobo que tiene Felipe? Por eso. ¿Y la cara de bruja de Leti? Por eso, también. ¿Por qué el Bill Gates, poderoso como es, no tiene amoríos y es tan fiel a su esposa, cuando cualquier mujer moriría por estar a solas con el emperador de las comunicaciones mundiales? Porque para pagar menos impuestos por su inconmensurable fortuna, su esposa Belinda diseñó una fundación que sólo ella sabe como funciona. Supongamos que Bill quiere dejar a Belinda por Zara Phillips, la joven y bella nieta de la reina de Inglaterra. Además de que le resultaría un pésimo negocio- Zara viene novena en la línea de la corona británica, y es la primera en 500 años sin títulos nobiliarios-, él tendrá que pagar los impuestos que Belinda se dedica a evitar. Y además, darle la mitad de sus bienes a Beli.
O sea que Belinda no siente ningunos celos por Bill, gracias al sistema de saber lo que hace, estar segura de sí misma y tenerle a Gates por las pelotas.
El amor no escapa de los cálculos de marketing más fríos. Perdonar o no perdonar depende del coeficiente de reemplazabilidad del infiel. ¿Es un don nadie fácilmente reemplazable? No lo perdones. ¿Es la Reina de España? ¡Perdónala sin dudar!

¿Cuando NO se perdona?


Señales que te indican que NO lo debes perdonar

- Cuando ya los viste tres veces espiando a tu tía por la cerradura del baño.
- Cuando lo escuchas contándole a sus amigos, muy orgulloso, su historia con su secretaria.
- Cuando su madre te dice que él siempre ha sido así y jamás cambiará.
- Cuando de pronto te enteras que no puede pisar por Brasil ni en una escala de un vuelo, sin que lo detenga la policía de ese país.
- Cuando te enteras de que está vendiendo tus zapatos por Internet.
- Cuando subió a la web las fotos de su amante desnuda.
- Cuando encuentras un paquetito de regalo, lo abres curiosa, y ves que es un libro nuevo dedicado a “Para mi amada L.M.” y esas no son tus iniciales, y él tartamudea al asegurarte que esa sigla significa “ La Mujer” y se refiere a ti.
- Cuando te dice que no hagas tanto escándalo, si la última vez que te fue infiel lo perdonaste en dos días…
- Cuando usa tu tarjeta de crédito para pagar sus escapadas

Para el infiel: que hacer si no te perdonan


Una vez que está claro que tu pareja engañada no quiere perdonarte, te queda una sola cosa por hacer: recuperar la dignidad perdida. Si la que te fue infiel es una novia (no están casados, no tienen hijos) lo que debes hacer es desaparecer del mapa y que te tenga que venir a buscar ella, una vez que haya digerido lo sucedido. Y desaparecer implica nada de llamaditas, nada de email, nada de sms. Es desaparecer.Esto es útil por dos cosas: tienes que darle todo el tiempo del mundo para que revea la situación, Si te está viendo todo el tiempo a su lado, lo único que sentirá es dolor y asco por lo que has hecho. Y no es bueno para ti que te estén mirando con asco, ni para ella sentir que le das asco infinito. Salvo que sea de las que aceptan que la abraces y la consueles luego del incidente (cosa rara), trata de mantenerte lejos y de no cruzarte demasiado con tu pareja engañada en los primeros días. Lo que sucede naturalmente es que el infiel ruega llorando que lo perdonen, que nunca más sucederá, y la engañada lo rechaza llorando, diciéndole que nunca hubiera imaginado eso de él. Para colmo, ya seguramente lo sabe su madre, sus hermanas y un par de amigas que le han dicho que eres lo peor, y que debe olvidarse de ti. Estás muy solo en esto, no tienes aliados .Si lo saben tus hijos estarás en el mismo infierno. Y si ella te perdonara ya, quedaría como una cornuda consciente, lo que es aún más humillante.
Si estás seguro de que ella te ama, lo que debes hacer es tener una charla valiente, digna, sin lágrimas ni ruegos. Le dirás que realmente estás arrepentido de lo que pasó, que jamás en la vida lo volverás a hacer, que lo que más te importa es recuperar su confianza, pero que no puedes volver el reloj hacia atrás para evitar lo sucedido, y como ya le has pedido perdón y queda claro que estás abochornado, si ella no te quiere a su lado, respetarás su decisión y no insistirás. Si tú recuperas la dignidad, ella también la recuperará, y ahí, en vez de llanto y reproches, tendrá que decidir si te quedas o si te ayuda a armar la valija.

La infidelidad entre los gays


La infidelidad entre homosexuales


Ser gay es cosa de machos


Aunque lo lógico sería que nadie, excepto a a pareja de uno, debiera importarle nuestras inclinaciones sexuales, el caso es que a la gente a quien no debiera importarle, le importa. Esto prueba que estén donde estén , los homosexuales erotizan a medio mundo, haciendo pensar en sexo a gente que debería estar pensando en terminar planillas contables .
También es absurdo que si nos ven con aspecto “normal” presupongan que uno es heterosexual, cuando hay tantas tendencias sexuales como personas: superhetero, hetero, no tan hetero, hetero tirando a gay, gay machote, gay no tan delicado, loca desenfrenada, ultragay, etc….
Hay mujeres normales enamoradas de sus perros, hombres normales enamorados de sus autos y hombres normales que se calientan haciendo llamadas telefónicas obscenas…En verdad: ¿a quién le importa cómo es nuestra vida sexual si no planea ser nuestro amante? ¿Es que uno va advirtiendo por ahí, con pancartas, “soy vegetariano”, o “loco por el chocolate”? Pese a que las mujeres compran revistas femeninas llena de fotos de mujeres semidesnudas y los hombres se obsesionan mirando deportes repletos de machos sudorosos que se abrazan, hay una especie de conspiración internacional que mira a la homosexualidad con sospecha y recelo, pese a que siempre existió y tuvo tiempos más mejores y más libres. En la naturaleza todos los animales son bisexuales, y no hay bisexualidad solamente entre los que no tienen reproducción sexual, como los erizos marinos y los áfidos. Se ha observado hasta en 1.500 especies de animales bisexuales, en un índice que varía desde un 2% a un 15%, según qué especies, siendo el campeón una especie de loro con un 44% de ejemplares que mantienen relaciones con su propio género. Las gaviotas hembras se cortejas y arman parejas homosexuales para criar pichones que precisan dos madres, de molestos que son. Entre los delfines y ballenas, las hembras se frotan entre sí imitando el acto sexual con machos. El filósofo griego Aristóteles ya contempló casos de lesbianismo en un grupo de hienas. Se supone que lo hacen para fortalecer los lazos sociales, para disipar los impulsos agresivos y porque es placentero. En el zoológico de Tokio, viendo que los cisnes no se reproducían, trajeron parejas del sexo opuesto desde Londres, sin ningun éxito: las parejas gays no querian saber nada con la heterosexualidad. Entre nosotros hubo épocas en que se pensaba lo mismo: hay poemas hindúes de amor homosexual que datan del siglo XV. Los antiguos romanos y griegos tenían amantes varones porque amar a una mujer era un bochorno: ellas era sólo simples amas de casa. El emperador Augusto tenía un novio bellísimo llamado Antinoo que fue deificado cuando murió ahogado en un viaje por el Nilo, y su figura fue retratada por siglos, hasta el punto del hartazgo: una suerte de Ricky Martin de mármol. El tan prestigioso Leonardo da Vinci tuvo tanto tiempo para inventar tantas maravillas, cocinar y pintar…porque era gay. Pero hubo malas rachas también: Oscar Wilde murió en la cárcel por tener novio. Y el rey de Alemania Federico II de Prusia “el Grande” supo que había de disimular su orientación sexual cuando su padre degolló a su amante, el teniente Hans Hermann von Katte, delante de sus ojos.
Estigmatizar a una persona porque encuentra que el objeto de su deseo es de su mismo sexo es de fruto de una ignorancia descomunal. Latinoamérica es una cultura de tradiciones machistas, que obliga al homosexual a esconder su situación sentimental como si fuera un crimen. Recién en 1973 la American Psychiatric Association (APA) eliminó la homosexualidad de la lista de desórdenes mentales y dos años más tarde lo hizo la American Psychological Association. Recién el 17 de mayo de 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también excluyó la homosexualidad del Código Internacional de Enfermedades La homosexualidad es ilegal en 80 países y castigada con la pena de muerte en siete países . Panamá dejó de considerar ilegal la homosexualidad en 2008 y Costa Rica modificó su Código Penal en 2002, para eliminar la tipificación como delito la “sodomía escandalosa”, lo que Burundi logró en 2009 .La homosexualidad ahora es legal en 115 países de todo el mundo. España reformó su legislación en tal sentido en 1979, detrás de Francia, Bélgica y Luxemburgo, Holanda e Italia.Los últimos países europeos que despenalizaron la homosexualidad fueron Portugal (1983), Estonia y Letonia (1992), Lituania e Irlanda (1993), Rumania (1996) y Chipre (1998)..Solo siete países y cinco estados de Estados Unidos consienten el matrimonio entre homosexuales. En los países como los nuestros- donde se espera que un hijo varón sea boxeador o futbolista de acuerdo a las pataditas que da en el vientre materno-, pensar que un hijo sea homosexual sigue siendo una “mala noticia” para la familia. La sanción social contra la homosexualidad complica toda la vida amorosa de cualquier gay o lesbiana. En la lesbiana el cuadro es aún peor: ¿cómo se atreve a no querer ser madre y a prescindir de los hombres? Sólo por eso en la Inquisición quemaban a todas las solteronas, acusándolas de brujas. Si ser homosexual te complica la vida en las capitales imaginen en el campo o en los pueblos chicos: formar pareja se convierte en una misión imposible. ¡En estas condiciones hay que ser macho para ser homosexual!


Si estás solo eres raro

La sociedad no tolera vernos solos. Nos empuja desde la guardería y el nido o jardín de infantes a que confesemos qué chico o chica nos gusta. Nos preguntan a los seis años si tenemos novio o novia. Cuando los tenemos nos preguntan cuándo nos casamos. Cuando rompemos nos preguntan si hay alguien nuevo. Y si pasamos un par de meses sin novio, empiezan a sospechar… “Sigues solo?””¿Quieres que te presente a alguien?” Mmmmm… raro…
La verdad es que no es malo estar sin pareja. Lo malo es quedarnos en relaciones intolerables por no estar “solos”. Y la verdad es que nadie está solo, sino rodeado de grupos sociales, vecinos y amigos… Nadie está solo, salvo que quieran que mamita los atienda como a los tres años. Esto indicaría que el mundo es un gigantesco Kindergarten con niños que lloran porque mamá no los atiende.Toda esta cosa neurótica de que si no estás en pareja, estás solo acaba convenciendo a la gente de que si no tienes pareja no estás completo. El viejo mito de la media naranja empuja a hombres, mujeres y homosexuales a formar malas parejas a las apuradas .Es más: luego de que armamos esa pareja, por más que nos llevemos como los mil demonios con ella, la sociedad entera sigue ejerciendo de “efecto cemento”, preguntándonos en cada encuentro “¿cómo está ella?”, “¿por qué no vino él?” , “¿cómo andan ustedes dos?”, “queremos invitarlos a casa” y todo eso. Es más: si te separas, al dolor de la ruptura debes sumarle el engorro de tener que anunciarlo a todos los conocidos. El silencio que sigue a este anuncio sí que es curioso…y solitario. Te dan ganas de avisar: “¡Oye, he dicho que me separo, no que voy a asaltar un banco!”. Todos te empujan a reconciliarte con tu pareja, por envidia de ver que tienes los cojones que el otro no tiene. Y si los hombres tienen difícil anunciar una ruptura, las mujeres lo tienen peor. De ellas se supone que estar sola es sospechoso y estar acompañada es promiscuo. ¿Y acompañada por una mujer? ¡Es inmoral e incatalogable!
Ahora bien: si la sociedad entera nos empuja a hombres hacia mujeres y viceversa … ¡imagina como se siente un homosexual cuando lo empujan a ponerse de novio con alguien del sexo opuesto…o – en su defecto - no lo dejan vivir solo! ¿Como hace un gay para encontrar novio a su gusto sin sentir ojos en la nuca, y el escarnio de todo su grupo social? Una vez que la familia y el entorno saben que eres homosexual, por fin puedes respirar… ¡Uf, qué alivio! ¡Te salvas de que te sigan preguntando “¿Y, cuando nos traes una noviecita a casa?”! Pero de pronto encuentras otra paradoja, y es que – como bien sabes – no te empujarán a conseguir pareja de tu mismo sexo. ¿Qué pasó? ¿No era que tenías que estar en pareja con urgencia?
Claro que si tienes la peregrina idea de enamorarte, nadie te pregunta cómo anda su amorcito, no los invitan a ambos a cenar a casa de la tía, a ti no te entusiasma andar presentándoselo a todo el mundo porque lo miran raro… (Aunque tu tía Rita, la soltera, lo mire a tu novio con ganas).
Esta manera en que el entorno les da la espalda, es lo que fragiliza a la pareja gay, que tiene estas trabas a su afianzamiento:
- : no cuentan con ese cemento impuesto de afuera de “ustedes dos tienen que seguir juntos”.
- - no cuentan con hijos que obliguen a mantener una unión para cumplir la función reproductiva
- - no cuentan con papeles legales que obliguen a brindarse asistencia mutua.
- - no cuentan con bienes de familia a compartir
.
Habiendo un vacío legal, sin hijos y sin entorno que los apuntale a seguir juntos, las relaciones homosexuales sobreviven solamente por la voluntad de ambas partes, renovada en el día a día, y porque alguien tiene que darle de comer al perro. Lo que tienen a su favor es que a la hora de conocerse, gays y lesbianas se andan con muchos menos rodeos que los heterosexuales. Como hay más entendimiento entre el propio sexo que con el sexo opuesto los hombres se reconocen con miradas y las lesbianas programan un encuentro después de dos o tres mails: algo impensable entre heterosexuales que busquen algo serio. Una mujer va más confiada a una cita con otra mujer que a una cita con un hombre desconocido. Si no se gustan fisicamente, pueden quedarse horas hablando de recetas de cocina y de ex novias.


El secreto amor lésbico

Los homosexuales hombres, gozan de privilegios que no tienen las mujeres homosexuales en un mundo machista. Son más liberales y viven con menos culpa y miedo su sexualidad, ya que está bien visto que un hombre tenga una sexualidad activa, variada y frondosa.
En cambio, las lesbianas no la tienen tan fácil, porque la sociedad entera sanciona la sexualidad en las mujeres con más fuerza que entre los hombres. Así que ellas se deben ocultar aún más que los varones. Por este motivo, las elecciones sexuales se les limitan más. Su vida sentimental transcurre – salvo excepciones - a escondidas y con cierta vergüenza, entre círculos íntimos de lesbianas, por lo cual alguna opina que “cuatro lesbianas son dieciséis parejas”.Por eso también las infidelidades lesbianas se perdonan más, hasta el punto es que es muy común conservar a las ex parejas como amigas del alma que se unen a la pareja formando familias ampliadas, donde la ex de una pasa a ser una especie de “cuñada” de la otra, y todos en paz, mientras se comporte de modo más amable que las cuñadas reales, que son un espanto. Resuelven el tema evitando los celos retrospectivos: lo que pasó, pasó. Y , como sucede en todo grupo de mujeres sin hombres, juntas la pasan bomba y se divierten mucho por compartir códigos femeninos inpensables en una pareja heterosexual. Muchas se preguntan por qué no habrá residencias de ancianas lesbianas o geriátricos lésbicos con fiestas cada noche. Calculan que si no se inventó aún es porque los vecinos se quejarían, envidiosos, de escuchar risas todo el día.
Claro que entre ellas no es todo miel sobre hojuelas. Hay rencores, broncas, extorsiones y mentiras. Y entre los varones gays hay desplantes y feroces luchas territoriales. Pero como sucede entre las parejas heterosexuales: si hay afecto, las cosas se resuelven y perdonan.
Hay que tener ovarios y una identidad bien plantada para decir “ que me importa lo que opinen los demás". Sólo unas pocas figuras de Hollywood confiesan su lesbianismo a los cuatro vientos, como Cynthia Nixon (la pelirroja de “Sex and the City”), Ellen de Generes, su pareja Portia de Rossi, y Jodie Foster. Claro que una vez que te han entrevistado para “E! Entertainment”, cualquier modo de vida que elijas será fantástico.
También confesó su lesbianismo la jefa de gobierno de Islandia. Pero Islandia queda tan lejos que allí nadie la discrimina.


¿Cuáles se vive una infidelidad en el amor lésbico y el amor gay?

Varios estudios en distintas universidades de Holanda y Estados Unidos coinciden en que los homosexuales hombres, por ser hombres, persisten en el mandato de tener que seguir siendo Don Juanes, aunque esta vez lo sean con otros hombres. Y como entre hombres se entienden, se perdonan con mucha mayor facilidad los escarceos sexuales – que consideran una especie de deporte o juego sin mayor trascendencia - que los afectivos, que significan un compromiso real. En cambio las lesbianas, mujeres al fin, toleran menos los encuentros sexuales que las demostraciones de afecto con terceras. Se sabe que las mujeres somos cariñosas por naturaleza y repartiremos cariño a troche y moche sin mayores consecuencias. Pero para una mujer (al contrario de lo que sucede con el hombre) el sexo es un compromiso mayor, que nos “engancha” si todo sale bien…y ahí es donde la pareja estable sufre el riesgo de que haya infidelidad. Por eso, las lesbianas toleran menos la infidelidad sexual ( como los varones heterosexuales)y los gays – como las mujeres heterosexuales- toleran menos la infidelidad afectiva . Las parejas lesbianas, además, perduran mucho más que las uniones gays , por varias razones : entre mujeres es mucho más difícil engañarse , con el tiempo la pareja se vuelve una socia irremplazable y el entorno de ambas son ex parejas que forman un importante grupo de contención social. Por eso, una deslealtad no se perdona: “No puedes quedarte en pareja con alguien a quien no le ha importado herirte”, dicen ellas.
¿En qué pareja puedes confiar si eres gay?
De acuerdo al psicólogo y terapeuta argentino Guillermo Leone “el más infiel entre los homosexuales es el más intensamente sexual y menos asumido como gay, porque – al no poder hacerse la idea de que puede amar a un hombre - aún no se permite conectarse con sus parejas por lo afectivo. En cambio, el gay asumido que ya se permite amar a quien desea está más interesado en preservar a su pareja que en seguir experimentando, por lo cual será mucho más fiel.” Lo mismo sucede entre las lesbianas: la que recién sale del clóset quiere probarlo todo, y luego se va asentando y a la larga valora mucho más la seguridad que la variedad. Todos los procesos emocionales de conquista son idénticos en lesbianas, gays y heterosexuales: el cortejo y enamoramiento, el confirmar si los sentimientos son mutuos, el ser selectivos, hacer acuerdos, garantizarnos cierta exclusividad…salen todos de las ansias de formar una pareja estable. De jóvenes todos queremos tenerlo todo, y luego por suerte el tiempo nos calma en ese proceso maravilloso que es la madurez, cuando te importa más qué quieres que el qué dirán.


¿Cómo asegurarse que no haya infidelidad?
Todos queremos un amor para toda la vida. La alta fidelidad nos da seguridad, confianza, apoyo y buenos equipos de música. Como los gays no tienen modelos fijos, arman su historia como mejor les parece. Entre los gays varones, algunos hacen acuerdos delimitados, donde se permiten aventuras sexuales tipo “tu sal y juega por ahí, pero regresa conmigo”. Como nada de lo que hagan es “bien visto”, tienen absoluta libertad para inventar lo que quieran y escandalizar a cualquier vecina. Ambos pueden aprovechar que sobre gays y lesbis no hay nada escrito, para escribir su propia historia, incluyendo lo que les interese y excluyendo lo que le moleste. Si el otro no está de acuerdo, el trato se renegocia…o se rompe. Esto de la absoluta libertad de acción es lo que más morbo genera en el entorno heterosexual : ¿cómo es la vida cotidiana de dos homosexuales? Es rarísimo que no se haya hecho aun un reality show sobre el tema. Tedría mucho rating aun siendo un programa bastante aburrido: todo el público esperando que uno de los dos se ponga las plumas y cante “Soy lo que soy “, y ellos conversando y almorzando con total normalidad. De todos modos, esa libertad de los homosexuales goza de buen prestigio, y es lo que hace que la moda andrógina siga en auge: ese estilo algo femenino en un varón y algo masculino en una mujer cautiva siempre, es sexy y ha llevado al estrellato a más de un intelectual o artista . ¡Y pensar que George Sand ( Aurore Dupin) usaba pantalones para no sentir frío en las piernas, y firmaba como hombre para poder publicar sus novelas!
Sabiendo que gozan de esta libertad de inventar cada relación, las parejas homosexuales tienen un miedo enquistado a que el otro “invente” que necesita ser infiel. A todos esta posibilidad nos da miedo, porque el miedo la infidelidad es el miedo al abandono “Pero para el homosexual es un miedo doble”, afirma Leone, “porque ya viene abandonado de antes por la sociedad que lo margina. Si tuvo una pareja que lo aceptaba y ahora lo abandona, se trata de una soledad al cuadrado. Por eso el homosexual cuida la relación. De ella depende su subsistencia afectiva”.
¿Como se evitan los conflictos? Con acuerdos claros y negociaciones honestas, que no ofendan a nadie. Nada de “yo puedo divertirme, pero tú no” . Los acuerdos pueden cambiar tanto entre las partes como entre las latitudes: hay países más laxos, y países más cerrados, y cada uno hace lo que puede y quiere.Pero no caben dudas de que la pasaan mejor los gays de Australia que los de Somalía. Si eres de Irán y encuentras pareja en Nueva York, la pasarás mejor en esta ciudad que en Teherán, y no porque tiene más bares de jazz. .
¿Qué hay que hacer cuando te enteras de que tu pareja te fue infiel?
Preguntar “¿por qué lo hiciste?”, opina el psicólogo, es hasta cierto punto en vano. Una parte de la pregunta se puede responder y otra no, ya sea porque no puede responder algo ofensivo,- “Ey, para ser viril tengo que tener muchas parejas”, “¿Nos ves que quiero demostrar que soy una máquina sexual?”, “Debes entenderlo: hay pocas lesbianas y esta se me regaló” - o porque lo hizo por motivos inconscientes que ni el infiel conoce. Pero el motivo de base de la infidelidad es una venganza: “te engañé porque me dejaste solo/a”. Esto puede ser un llamado de alerta o el portazo final. Muchos infieles dicen “no tuve otra elección que buscar por otro lado lo que mi pareja no me daba”. Pero pese a que no haya tenido otra elección, la decisión sí pudo evitarse. Así que, como dice una lesbiana “la primera vez que te meten los cuernos es culpa de ella y la segunda es culpa tuya, por haberla perdonado” . Si el que decide ser infiel sabe en el lío en que se mete y lo hace igual, eso tiene un solo nombre: desamor.


Cómo recomponerse después de la traición:


¿Cómo ser gay sin vivir en pánico a que te traicionen?
Como en cualquier otra relación, lo ideal es saber qué relación queremos, y cuál es posible con la pareja actual. Es decir, que si te enamoraste de alguien que no puede estar cinco minutos sin seducir para probarse a sí mismo su irresistible atractivo, sabrás que si te lo llevas a vivir a una cabaña en la montaña, tu pareja no será feliz, o empezará a seducir renos, lo cual sería sumar cuernos a los cuernos: un tema espinoso. Para instalarte en la montaña deberías haberte enamorado de un ser contemplativo que se fascine tanto con mirar la forma de las nubes, que apenas te preste atención a ti. Yo se que elegir entre estos dos es como preguntarte si prefieres morir de calor o de frío, pero lo más difícil siempre es encontrar el término medio. El eterno drama humano es comparar lo que soñamos con lo que nos trae la dura realidad. Por supuesto, la realidad siempre pierde, por lo cual siempre la llenamos de cuadritos y tapices como si fuera un restaurante mexicano, con el concepto decorativo de que “si ha de ser feo, por lo menos que sea alegre”. Entonces, si te elegiste un seductor nato de los que te sacan de quicio de celos, disfrútalo porque no va a cambiar. O cámbialo tú por alguien que mire nubes, para vivir en paz. El error siempre es pedirle peras al olmo: ¿Puedes esperar lealtad eterna de alguien con un historial de infidelidades sucesivas? No. Quizás puedas divertirte en grande, pero no armar una relación exclusiva .Hay que saber hasta dónde puede llegar una relación, sin tener exigencias poco realistas. Digamos que con dos ladrillos no podrás construir un puente, pero sí pueden servirte como dos bonitos pisapapeles. Si te va lo de la “pareja pisapapeles”, conviene recomponer la relación de pareja.
Como sucede entre los heterosexuales, los homosexuales a veces eligen hacer la vista gorda a las traiciones y perdonar por cierta pereza de comenzar todo desde cero con otro, por no renunciar a un gran amor o porque su pareja sabe hace buenos guisos y paga las cuentas. Si tu pareja es de las que guisan bien, conviene estar muy al tanto de cómo está el otro, y qué necesita cada día. A veces no nos damos cuentan de que las cosas cambian con el tiempo. Así que más vale darse cuenta uno, antes de que se de cuenta otro de afuera. Dicen los hindúes que no alcanza una vida para conocer al otro, y eso es muy cierto, lástima que los televisores de pantalla plana nos quitan tiempo para averiguar con quién estamos. Por eso vale la pena saber en qué se ha convertido nuestra pareja hoy, cómo cambió, qué le gusta, qué ya no le gusta y qué no nos ha contado por miedo al “¿qué pensarás de mí?”. Si ambos se interesan uno al otro tanto como desde el primer día, hay pocas chances de que tengan ganas de corretear por ahí, salvo que estén buscando lo meramente sexual.
Dado que la infidelidad generalmente se basa en la búsqueda de otro cuerpo- ¡no somos infieles buscando “otras mentes “!- , para recuperar la relación lo primero que hay que hacer es recuperar el cuerpo del otro. No: esto no lleva redes ni cadenas, sino abrazos. A veces tienes tanto rencor por la traición que dices que ya no hay nada que recuperar. Pero no es cierto, porque por más enojado que estés, si te toca alguien en un cuarto oscuro sin saber quién es, sentirás algo. Y si ambos están desnudos, sentirás aún más. Si eso te pasa jugando al gallo ciego con cualquiera…¡imagina con tu pareja! El redescubrimiento mutuo puede ser interesante, siempre y cuando tu pareja no te pise un pie ni te meta un dedo en el ojo. Sin abrazos no hay oxitocina,y sin oxitocina no hay apego. Cuantas menos ganas tengas de tocar al otro,- por rencor o dolor - es cuando más hay que abrazarlo para recuperar la relación. Eso sí: evitar proferir interjecciones como “Aj”, “Uf” o “Puaj”. Y al mismo tiempo, sentarse a conversar de lo que pudo haber fallado, y en qué momento uno se sintió abandonado por el otro.
Otro motivo de infidelidad homosexual, es poder “jugar a ser otro”: hacer otro papel con alguien que no te conoce. Es por eso que las parejas versátiles duran más que las más conservadoras y estructuradas.Si tienes variedad adentro de la pareja y te permites cambiar de roles, no tienes que ir buscando “ser otro” afuera. Y esto también vale en las relaciones heterosexuales.Que haya roles fijos nunca es buena idea en ninguna pareja, especialmente si te toca el de destapar el retrete o el de quitar las hojas del tejado cuando llueve. ¡Al diablo con los roles fijos! Cada vez que se arma una “ pareja despareja” – cuando uno se somete y el otro es el sometido, uno es “la mujer” y el otro es “ el hombre” , uno es “la madre” y el otro “el hijo”-, se arma una asimetría que produce infidelidad, porque el que hace de “hijo” crece y se va, el sometido se rebela y engaña, y el “macho” se cree con más privilegios por su posición de hombre y acaba desautorizando a la “mujer”. Esto mismo sucede en las parejas heterosexuales. Los roles prefijados inamovibles ya no le sirven a nadie, y están haciendo estragos en las relaciones humanas. Sólo una relación entre pares da lugar a la intimidad y confianza que se precisa para contar uno con el otro, sabiendo que pueden cambiar de roles día a día, como en un juego, según las ganas: Si hoy yo soy Tarzán y tú eres Chita, mañana yo soy Chita y tú eres Tarzán, y pasado mañana somos dos monos, pero mejor no reciban visitas ese día.
¿Es distinto el amor entre gays y lesbianas? No lo creo: en cuestiones de amor, somos todos iguales. En cuestiones de dinero, comida y ropa, también. En cuestiones de temores, sueños y recuerdos, también. Si sólo la orientación sexual nos diferencia, para lo único que sirve saber si alguien es gay , es para no enamorarte de alguien que no se siente atraído por ti…algo tan cotidiano entre homos y heteros que, al final, te acostumbras.

Cómo saber cuán gay es un tipo:




Regalos que prefiere recibir
a. Una botella de whisky...................................Machote
b. Un celular nuevo.............…………………….Macho
c. Un vibromasajeador reductor de grasas……...Machomenos

Cómo trata a las mascotas
a.Cucarachas en la cocina, moho en la heladera y hongos en los pies….Bestia peluda
B- Perro callejero al que alimenta con sobras ....Varón
C- Perro de raza , pequeño, faldero , al que le compra perfume para perro, comida enlatada y collarcitos nuevos ….Lady

Cómo trata a las plantas
a. Se las come……………………………............................Hombre de pelo en pecho
b.Sólo tiene un cactus marchito, porque olvida regarlo una vez por mes………………….Macho
c. Les conoce los nombres botánicos, les limpia cada hoja con abrillantador de follaje y les habla para que florezcan ………………………………….Mariposón

Cuidado de su aspecto:
a- No se peina, ni afeita ni combina el color de la ropa........Bruto
b-Ante un espejo se mira los dientes y entra la panza ............Coqueto
c. Combina su pantalón verde palta con su camisa melocotón y ante un espejo se prueba pelucas rubias …………………………………………Vedette

Profesión
a. Conduce maquinaria pesada ………………………………..Cavernícola
b. Empresario de corbata Armani, perfumadito, de reunion en reunion con su laptop ……….Metrosexual
c- Coiffeur de un salón de belleza que da consejos a todo el mundo ..La Mejor Amiga

Alimentación :
a- Cervezas , cosas que sangren y sobras , con la mano ………………..Chuck Norris
b- Wok de pescado de mar y vegetales verdes , con palitos …………………………Dudando
d- Yogur diet cero grasas y cero calorías , con su cucharita monogramada ……….….Asumido

Especialidad en la cocina:
Algo con carne, cuchillos y fuego, como asado………….Rambo
Pastas , arroces y pizzas…………….Rambo domesticado
Comida étnica al vapor ……………..La mujer de Rambo

Deportes preferidos
a. Futbol, básquet, rugby, boxeo y cualquier cosa que lastime….Re machazo
b. Tenis, Natación y deportes solitarios ..............................No se sabe
c- Pilates......................................................Preséntale un amigo

Libros de Ana von Rebeur


Libros de Ana Von Rebeur


¿Por qué cuernos me engañaste? Todo lo que hay que saber sobre la infidelidad
Ana Von Rebeur

En este nuevo libro, la famosa caricaturista Ana von Rebeur explora el espinoso mundo de la infidelidad con el humor que la caracteriza. En palabras de la autora, "este libro es un monumento a la indiscreción, porque habla sin tapujos de lo que es mejor no hablar".

En él, los lectores encontrarán pautas para detectar a un infiel, cómo salir adelante después de la traición y cómo evitar el engaño de la pareja, entre otras. El libro cuenta con caricaturas que acompañan el texto para lograr una lectura amena y ligera.

La infidelidad es un suceso que sacude nuestra vida como un terremoto. La incertidumbre se instala allí dónde antes había confianza y comenzamos a comportarnos y a pensar de una forma insospechada hasta ese momento.

Leyes de Murphy solo para mujeres
Si algo ha de salir mal, saldrá mal”, dice la Ley de Murphy. La mujeres suelen hacer muchas cosas a la vez, algunas veces muchas más que los hombres, por esta razón, entre más cosas hacen, más posibilidades hay de que algo falle, como por ejemplo que se queme la comida cuando los suegros están invitados a comer o que se le corra el maquillaje antes de entrar a una entrevista de trabajo.
Ana von Rebeur, autora del exitoso libro ¿Quién entiende a los hombres?, llega con su segundo libro para Editorial Norma en donde, con su inigualable humor de siempre, explica cómo funcionan las Leyes de Murphy solo para mujeres, en donde queda claro que los parámetros siempre se deshacen y los planes siempre se convierten en su exacto opuesto.
Quien lee este libro tiene el humor necesario para enfrentar todo en la vida con una sonrisa, y eso es lo que más les hace falta a las mujeres para estar preparadas y demostrarle al mundo que no se darán por vencidas ni aún con la cuenta bancaria en cero, el taco roto o las llaves del auto perdidas (dentro del auto).




¿Quién entiende a los hombres?
Ana von Rebeur es una exitosa escritora, ilustradora y humorista. Ha publicado más de diez libros de humor sobre relaciones interpersonales. Y en ¿Quién entiende a los hombres?, su más reciente libro, la autora quiere ayudarles a las mujeres a contestar la pregunta que se hacen desde que tienen razón de ser y que le da título al libro. Claro que todas las mujeres se quieren enamorar del mejor hombre del mundo, pero, ¿qué pasa cuando no lo encuentran o cuando el que tienen no es tan perfecto como ellas pensaban? Con un estilo fresco y lleno de humor, este libro llevará a las lectoras por el complicado mundo de los hombres y les enseñará en dónde conseguirlos, saber si están locos, hablar su idioma y muchas cosas más. Para muchas, este libro se convertirá en una guía indispensable que, una y otra vez, las hará soltar carcajadas en los momentos más inesperados.



¡Cariño, no es lo que parece!

Ana von Rebeur
¿Cómo pensar y actuar ante la infidelidad? Claves para superar los deslices en las relaciones de pareja.


Si te encuentras en esa situación, lo que necesitas con mayor urgencia es una guía que te ayude a salir del trance de la mejor forma posible y con la moral bien alta. Este libro nos explica sin tabúes ni complejos todo aquello que debemos saber sobre la infidelidad: cómo detectarla, cómo evitarla o cómo actuar cuando se presenta. Sin olvidar ningún detalle y con un cariñoso sentido del humor, la autora aborda uno de los temas más frecuentes en las relaciones de pareja desde una perspectiva franca y directa.




Los hombres andan flojos

¿Qué tienen las mujeres malas que nunca tendrán las buenas? ¿Cómo saber si él llamará? ¿Conviene más ser fiel o infiel? ¿Qué no se debe hacer en la primera salida? ¿Por qué en verano hay menos ligue que en invierno? ¿Qué es lo que jamás debes contarle a una amiga? ¿Cuáles son las verdades absolutas de las mujeres solas? ¿Qué les pasaría a ellos si se pusieran silicona en sus miembros viriles?




Este libro da respuesta a esos interrogantes y a algunos más. Es un libro para hombres y mujeres inteligentes que no se que­dan en la superficie de las cosas.


SUPERPODEROSAS, MADRES, ESPOSAS Y LABUR

Este libro te hace ver las desopilantes situaciones de tu vida cotidiana y te enseña a resolverlas sin agobiarte. Te explica por qué todas las mujeres se sienten culpables, y cómo evitar esa culpa. Te da trucos para simplificarte la existencia e invalorables ideas para enfrentar tus múltiples roles. Y, más que nada, ¡te muestra todo lo que valés!


Si alguien sabe donde puedo comprarlos en México, Gracias
Escrito por: Lilith
Etiquetas: Ana Von Rebeur, libros

Cómo saber cuán lesbiana es una mujer:





Perfumes favoritos
a. Acaramelados o frutales, como el de Jennifer López y Britney Spears..……………………Princesa
b- Mezcla de Opium y Patou con gotas de Vetiver …………………………Lanzada
c- Paco Rabanne pour Homme, o One Man Show ………………………….Homme / Man


Deporte favorito
a- Pintarse las uñas y bordar manteles……………Ultrafemenina
B- Fútbol, taew kwon do, karate…......................Semifemenina
C-Pool o billar …………………………………..Homofemenina

Cuidado del pelo :
a. Peluquería dos veces por semana y baño de crema todas las noches ...Maricona
b- Color casero y su hermana le corta las puntas……..……….Práctica
c-Estilo ducha + viento, y se lo corta cuando le molesta…. Hiper práctica

Ropa favorita :
a- Vestidos escotados con volados , joyas y accesorios………Fashion victim ..
b- Tailleurs con hombreras……………………………………” ¿Qué dirán? “ victim
c- Camiseta del orgullo gay, jeans y zapatillas…………………Cero victim

Reacciones sociales
a-Sonríe sin parar……………………………………………………….Chica sexy
b- Llora si alguien dice que es rara ……………………………No asumida
c-Sonríe sin parar si alguien dice que es rara……………Asumidísima

La fiesta ideal
En discoteca con muchos tipos guapos…….Histérica hetero
Coctel en galeria de arte, con gente vanguardista….Dudando
En cabaña frente al mar, rodeada de su banda de amigotas…Sin dudas

El mito del crimen pasional


El mito del crimen pasional

Hay demasiado escrito en novelas, cine, teatro, telenovelas y sección policiales del periódico acerca del crimen pasional. Y hay una impresión equivocada de que los implicados en el suceso “mataron por amor”.
Esto no es así. Algunas personas que se cree que mataron por amor, simplemente mataron a su compañera/o porque era quien estaba más cerca, hacia quien sentían una dependencia emocional, y a quien hacían responsables de su propia patología mental.
No hay tal cosa como “crimen pasional”. Hay crímenes.
No hay hombres locos de celos. Hay asesinos.
La diferencia entre la gente normal y la gente violenta es que la gente más violenta es la que no ha tenido un minuto de cuidado amoroso en su vida. No saben la radical diferencia que hay entre cuidar a alguien y controlar a alguien, querer a alguien y poseer a alguien. Al no tener referencias de qué es cariño, ¿ qué van a saber lo que es amar?
Los celos pueden ser a veces el disparador de una locura latente. Entonces acaba en tragedia lo que parecía una historia de amor.
¿Recordamos algunos casos nada mitológicos?

Caso patético: La amante despechada
-Jean Harris era la directora de una prestigiosa escuela en Scarsdale, Nueva York.. Luego de 19 años de matrimonio con un marido amable pero aburrido, Jean se enamoró perdidamente del Dr. Herman Tarnower, cardiólogo y autor de la famosa “Dieta Scarsdale”, con gran fama de seductor. Al saber que él se acostaba con su secretaria joven y bella, Jean tomó el atajo y mató a Tarnower con cuatro disparos de rifle, en 1980. Esto le costó 15 años de prisión y una brillante carrera de educadora “top”, arruinada para siempre. Ella dijo que simplemente quería advertirle que no soportaba saber que estaba con otra y que quería casarse con él.

Caso espantoso: El ex marido celoso
-En 1994, en California, el célebre futbolista americano negro O J Simpson le cortó el cuello a su ex mujer y madre de sus hijos Nicole Brown (quien lo había denunciado por violencia doméstica cuatro años antes)y al novio de ella , el guapísimo Ronald Goldman. No soportaba imaginar a Nicole feliz con el otro. Cuando todo lo incriminaba, se lo declaró inocente por miedo a que la sentencia se presumiera racialmente discriminatoria. En 2002, Simpson ganó un juicio a los padres de Nicole por la tenencia de sus dos hijos, y se fue a vivir con ellos a Miami, donde las propiedades son inembargables.

Caso abominable: “Si no eres mía, no puedes existir”
-En 1995, en Buenos Aires, Argentina, un joven de 19 años, Fabián Tablado, asesinó a su novia, Carolina Aló de 17 años de 113 puñaladas en todo el cuerpo hechas con tres cuchillos y un formón de carpintero. Hacía tres años que estaban de novios, cursaban juntos cuarto año del colegio secundario y eran inseparables. Se llenaban de cartas de amor. “Bebi, quiero abrazarte fuerte para que te sientas protegida entre mis brazos” le escribió el asesino a la novia un día antes del crimen. “Para mí, Carolina sigue viva y me está esperando. Temí perderla, por celos. Yo no me imaginaba la vida sin ella. La amaba con toda mi alma, la sigo esperando y espero morirme para encontrarla en el cielo”, afirma desde la cárcel el criminal, donde purga una condena de 24 años.

Caso imperdonable:” Contigo no soy pacifista”.
-En un hotel de Lituania, en 2003, la actriz francesa Marie Tritignant. madre de cuatro niños e hija del actor Jean Louis Tritignant , fue asesinada por su novio rockero y pacifista, el cantante Bertrand Cantat del grupo Noir Desir ( ¡ Deseo negro!), conocido como firme manifestante contra causas justas. El decía que se amaban. Los amigos, en el entierro, decían “nadie que te ame te golpea puñetazos en la cara hasta matarte”.


“La maté porque era mía”

En todo el mundo hay un genocidio sostenido contra las mujeres, a manos de hombres celosos que les dijeron que las amaban. Las víctimas son mujeres cultas y capaces, que en lugar de huir y salvar su vida, se quedaron tratando de reconstruir una relación imposible con un hombre emocionalmente inestable y dependiente, que vive intimidándolas hasta matarlas.
En todos los países del mundo se registran un promedio de 30000 denuncias anuales por maridos agresores. Las denuncias hechas por hombres son solo el 2%.
Entre 16% y 52% de las mujeres del mundo han sido agredidas por una pareja íntima. En todos los países hay un promedio de 100 muertes de mujeres por año en manos de quien antes la besaba.
En Francia, un millón y medio de mujeres sufren violencia de sus parejas, 15000 por año piden socorro telefónico y cada cinco días una francesa es asesinada a golpes por “mon. amour”.
España muere asesinada, en promedio, una mujer por semana, aunque hay días en que abres el diario y te enteran que mataron a cuatro o cinco.
En Guatemala (país record en violencia contra la mujer), asesinan a dos por día.
Según el Instituto de la Mujer, en España, alrededor de dos millones de mujeres son maltratadas cotidianamente: el 11% de todas la población femenina.. En 2003 se contabilizaron 50.088 denuncias por malos tratos.
De acuerdo al Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, en los últimos ocho años, cerca de 600 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas. Y esta es la punta del iceberg, porque la enorme mayoría – por miedo, culpa o ignorancia- nunca denuncia al marido.
El 55% de las victimas de violación no denuncian al agresor y el 90% de las de abuso sexual tampoco lo hacen, por temor a represalias. Cada mujer agredida siente que tuvo un problema con un solo agresor que la atacó, cuando él es solo una parte de un enorme problema social contra las mujeres, que afecta a todas. El día que comprendan que denunciando al marido ayudas a todas las mujeres del mundo, algo tal vez cambie.
Curiosamente, este no es un tema privativo de las clases bajas, sino cada vez más frecuente en las clases altas y entre personas de nivel universitario. Sucede entre profesores, políticos y figuras célebres. Esto impide que las mujeres se animen a denunciar al marido violento, que generalmente es apreciado, conocido y encantador con los demás. “¿Que el señor embajador casi mata a su esposa? No te lo creo, si es muy educado... ¡Habrá sido el jardinero!” .
Con estas escalofriantes cifras... ¿Aun crees que lo celos son una medida del amor? ¿Crees que es lindo escuchar“no puedo vivir sin ti “o “si me dejas me muero”? Cuando escuches eso, sal corriendo a buen resguardo.


Remedio para los celos:

Nadie te obliga a sufrir. Un novio o marido violento no es mejor que ningún novio o marido. Una esposa agresiva no es mejor que ninguna esposa. Cuando el vínculo es violento, lo mejor es que uno de los dos se retire. “No me voy por los niños”, dicen algunas.¿ Que quieren? ¿Mostrarles a los niños “como papi mata a mami delante de tus ojitos”?
Los psicólogos especializados en violencia doméstica aseguran que los vínculos violentos son responsabilidad de dos: uno agrede y el otro se queda, en lugar de marcharse.
¿Por qué quedarse esperando que pase algo espantoso? Hay millones de personas que si se hubieran ido antes de la casa, estarían vivas hoy.
El amor no es sentir celos. El amor es hacerse compañía y ayudarse uno al otro. Es colaborar y ceder para resolver conflictos. El amor es dejar de pensar en el otro como pertenencia, o como alguien que nos debe obediencia ciega, sino como alguien a quien debes respetar, por lo menos, como a un amigo.
Cuando estás frente a alguien que te da celos, hay una sola solución: ignorar la situación. Si no te haces problema, no habrá problema.
Piensa que los desplantes del otro te dan permiso. Aprovéchalos.
Si tu marido decide coquetear con otra, ignorándote... ¿No te está dando al mismo tiempo permiso para salir tú a coquetear un poco?
En verdad se sabe que los sentimientos heridos y las ofensas no tienen mucho que ver con lo que sucede en el tiempo presente. Está probado que las cosas que más nos afectan emocionalmente tienen un 10 % que ver con lo que pasa aquí en realidad y un 90% con remezones de dolores del pasado , que nos angustian como si todo volviera a suceder. Una mujer dejada de lado por su marido seductor puede tener celos porque le recuerda los celos que sentía en la infancia-cuando su hermana era el centro de atención.. De todos modos, esto es inconsciente y no es motivo para que le grites a tu marido: “¡Tus trenzas son horribles, Maripili!” Recuérdalo: no son dolores actuales, sino recaídas del pasado. Es como el reumatismo. ¿Has visto que cuando llueve, te duele el tobillo que te fracturaste esquiando hace cinco años? Esto es lo mismo: cada vez que él te ignora, a ti te duele como te ignoraba tu papi hace veinte años. Es reumatismo del alma, lo que indica que eres una reumática mental. Como te diría cualquier traumatólogo, “Para que no duela, muévase, señora. Lo peor es quedarse quieta”.
Basta de llorar en un rincón.
Si te sientes mal en una fiesta porque tu pareja te ignora por flirtear con otro /a, lo mejor que puedes hacer es...¡moverte y hacer lo que te venga en gana!
Por ejemplo : Métete en la habitación de los dueños de casa a mirar una peli acostado sobre todos los abrigos de los invitados. Emborráchate hasta ver cuádruple. Párate en una mesa y canta un aria de ópera para el cumpleañero. Saca a pasear al perro del dueño de casa, y – en lo posible – busca a alguien interesante que te acompañe. Entra a la cocina y prepara daiquiris para dos: el cocinero y tú. Organiza un juego de preguntas y respuestas, empezando por “¿Cuál es tu número telefónico?” al más guapo de la casa.
Cuando tu pareja sepa que tú haces tu vida, olvidará a la más guapa de la reunión y se fijará en la más irreverente, la más sorprendente y la más osada, que eres tú.
Seguramente, si dejas de vigilarle, se meterá contigo en la habitación de los dueños de casa .Los celos no te sirven para nada, y te arruinan la vida. A veces crees que alguien te está arrebatando a un hombre. Pero nunca es la culpa de ese otro, sino de tu pareja, que se deja arrebatar.
¿Quieres un remedio para aplacar los celos del celoso?
Lo siento, hay uno sólo: búscate otra persona, alguien más seguro de sí mismo.
La gente más dulce es la que mejor se siente consigo misma.