" ¿ Por qué cuernos me engañaste?" , de Ana von Rebeur , Editorial Norma , 2010

domingo, 12 de septiembre de 2010

El mito del crimen pasional


El mito del crimen pasional

Hay demasiado escrito en novelas, cine, teatro, telenovelas y sección policiales del periódico acerca del crimen pasional. Y hay una impresión equivocada de que los implicados en el suceso “mataron por amor”.
Esto no es así. Algunas personas que se cree que mataron por amor, simplemente mataron a su compañera/o porque era quien estaba más cerca, hacia quien sentían una dependencia emocional, y a quien hacían responsables de su propia patología mental.
No hay tal cosa como “crimen pasional”. Hay crímenes.
No hay hombres locos de celos. Hay asesinos.
La diferencia entre la gente normal y la gente violenta es que la gente más violenta es la que no ha tenido un minuto de cuidado amoroso en su vida. No saben la radical diferencia que hay entre cuidar a alguien y controlar a alguien, querer a alguien y poseer a alguien. Al no tener referencias de qué es cariño, ¿ qué van a saber lo que es amar?
Los celos pueden ser a veces el disparador de una locura latente. Entonces acaba en tragedia lo que parecía una historia de amor.
¿Recordamos algunos casos nada mitológicos?

Caso patético: La amante despechada
-Jean Harris era la directora de una prestigiosa escuela en Scarsdale, Nueva York.. Luego de 19 años de matrimonio con un marido amable pero aburrido, Jean se enamoró perdidamente del Dr. Herman Tarnower, cardiólogo y autor de la famosa “Dieta Scarsdale”, con gran fama de seductor. Al saber que él se acostaba con su secretaria joven y bella, Jean tomó el atajo y mató a Tarnower con cuatro disparos de rifle, en 1980. Esto le costó 15 años de prisión y una brillante carrera de educadora “top”, arruinada para siempre. Ella dijo que simplemente quería advertirle que no soportaba saber que estaba con otra y que quería casarse con él.

Caso espantoso: El ex marido celoso
-En 1994, en California, el célebre futbolista americano negro O J Simpson le cortó el cuello a su ex mujer y madre de sus hijos Nicole Brown (quien lo había denunciado por violencia doméstica cuatro años antes)y al novio de ella , el guapísimo Ronald Goldman. No soportaba imaginar a Nicole feliz con el otro. Cuando todo lo incriminaba, se lo declaró inocente por miedo a que la sentencia se presumiera racialmente discriminatoria. En 2002, Simpson ganó un juicio a los padres de Nicole por la tenencia de sus dos hijos, y se fue a vivir con ellos a Miami, donde las propiedades son inembargables.

Caso abominable: “Si no eres mía, no puedes existir”
-En 1995, en Buenos Aires, Argentina, un joven de 19 años, Fabián Tablado, asesinó a su novia, Carolina Aló de 17 años de 113 puñaladas en todo el cuerpo hechas con tres cuchillos y un formón de carpintero. Hacía tres años que estaban de novios, cursaban juntos cuarto año del colegio secundario y eran inseparables. Se llenaban de cartas de amor. “Bebi, quiero abrazarte fuerte para que te sientas protegida entre mis brazos” le escribió el asesino a la novia un día antes del crimen. “Para mí, Carolina sigue viva y me está esperando. Temí perderla, por celos. Yo no me imaginaba la vida sin ella. La amaba con toda mi alma, la sigo esperando y espero morirme para encontrarla en el cielo”, afirma desde la cárcel el criminal, donde purga una condena de 24 años.

Caso imperdonable:” Contigo no soy pacifista”.
-En un hotel de Lituania, en 2003, la actriz francesa Marie Tritignant. madre de cuatro niños e hija del actor Jean Louis Tritignant , fue asesinada por su novio rockero y pacifista, el cantante Bertrand Cantat del grupo Noir Desir ( ¡ Deseo negro!), conocido como firme manifestante contra causas justas. El decía que se amaban. Los amigos, en el entierro, decían “nadie que te ame te golpea puñetazos en la cara hasta matarte”.


“La maté porque era mía”

En todo el mundo hay un genocidio sostenido contra las mujeres, a manos de hombres celosos que les dijeron que las amaban. Las víctimas son mujeres cultas y capaces, que en lugar de huir y salvar su vida, se quedaron tratando de reconstruir una relación imposible con un hombre emocionalmente inestable y dependiente, que vive intimidándolas hasta matarlas.
En todos los países del mundo se registran un promedio de 30000 denuncias anuales por maridos agresores. Las denuncias hechas por hombres son solo el 2%.
Entre 16% y 52% de las mujeres del mundo han sido agredidas por una pareja íntima. En todos los países hay un promedio de 100 muertes de mujeres por año en manos de quien antes la besaba.
En Francia, un millón y medio de mujeres sufren violencia de sus parejas, 15000 por año piden socorro telefónico y cada cinco días una francesa es asesinada a golpes por “mon. amour”.
España muere asesinada, en promedio, una mujer por semana, aunque hay días en que abres el diario y te enteran que mataron a cuatro o cinco.
En Guatemala (país record en violencia contra la mujer), asesinan a dos por día.
Según el Instituto de la Mujer, en España, alrededor de dos millones de mujeres son maltratadas cotidianamente: el 11% de todas la población femenina.. En 2003 se contabilizaron 50.088 denuncias por malos tratos.
De acuerdo al Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, en los últimos ocho años, cerca de 600 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas. Y esta es la punta del iceberg, porque la enorme mayoría – por miedo, culpa o ignorancia- nunca denuncia al marido.
El 55% de las victimas de violación no denuncian al agresor y el 90% de las de abuso sexual tampoco lo hacen, por temor a represalias. Cada mujer agredida siente que tuvo un problema con un solo agresor que la atacó, cuando él es solo una parte de un enorme problema social contra las mujeres, que afecta a todas. El día que comprendan que denunciando al marido ayudas a todas las mujeres del mundo, algo tal vez cambie.
Curiosamente, este no es un tema privativo de las clases bajas, sino cada vez más frecuente en las clases altas y entre personas de nivel universitario. Sucede entre profesores, políticos y figuras célebres. Esto impide que las mujeres se animen a denunciar al marido violento, que generalmente es apreciado, conocido y encantador con los demás. “¿Que el señor embajador casi mata a su esposa? No te lo creo, si es muy educado... ¡Habrá sido el jardinero!” .
Con estas escalofriantes cifras... ¿Aun crees que lo celos son una medida del amor? ¿Crees que es lindo escuchar“no puedo vivir sin ti “o “si me dejas me muero”? Cuando escuches eso, sal corriendo a buen resguardo.


Remedio para los celos:

Nadie te obliga a sufrir. Un novio o marido violento no es mejor que ningún novio o marido. Una esposa agresiva no es mejor que ninguna esposa. Cuando el vínculo es violento, lo mejor es que uno de los dos se retire. “No me voy por los niños”, dicen algunas.¿ Que quieren? ¿Mostrarles a los niños “como papi mata a mami delante de tus ojitos”?
Los psicólogos especializados en violencia doméstica aseguran que los vínculos violentos son responsabilidad de dos: uno agrede y el otro se queda, en lugar de marcharse.
¿Por qué quedarse esperando que pase algo espantoso? Hay millones de personas que si se hubieran ido antes de la casa, estarían vivas hoy.
El amor no es sentir celos. El amor es hacerse compañía y ayudarse uno al otro. Es colaborar y ceder para resolver conflictos. El amor es dejar de pensar en el otro como pertenencia, o como alguien que nos debe obediencia ciega, sino como alguien a quien debes respetar, por lo menos, como a un amigo.
Cuando estás frente a alguien que te da celos, hay una sola solución: ignorar la situación. Si no te haces problema, no habrá problema.
Piensa que los desplantes del otro te dan permiso. Aprovéchalos.
Si tu marido decide coquetear con otra, ignorándote... ¿No te está dando al mismo tiempo permiso para salir tú a coquetear un poco?
En verdad se sabe que los sentimientos heridos y las ofensas no tienen mucho que ver con lo que sucede en el tiempo presente. Está probado que las cosas que más nos afectan emocionalmente tienen un 10 % que ver con lo que pasa aquí en realidad y un 90% con remezones de dolores del pasado , que nos angustian como si todo volviera a suceder. Una mujer dejada de lado por su marido seductor puede tener celos porque le recuerda los celos que sentía en la infancia-cuando su hermana era el centro de atención.. De todos modos, esto es inconsciente y no es motivo para que le grites a tu marido: “¡Tus trenzas son horribles, Maripili!” Recuérdalo: no son dolores actuales, sino recaídas del pasado. Es como el reumatismo. ¿Has visto que cuando llueve, te duele el tobillo que te fracturaste esquiando hace cinco años? Esto es lo mismo: cada vez que él te ignora, a ti te duele como te ignoraba tu papi hace veinte años. Es reumatismo del alma, lo que indica que eres una reumática mental. Como te diría cualquier traumatólogo, “Para que no duela, muévase, señora. Lo peor es quedarse quieta”.
Basta de llorar en un rincón.
Si te sientes mal en una fiesta porque tu pareja te ignora por flirtear con otro /a, lo mejor que puedes hacer es...¡moverte y hacer lo que te venga en gana!
Por ejemplo : Métete en la habitación de los dueños de casa a mirar una peli acostado sobre todos los abrigos de los invitados. Emborráchate hasta ver cuádruple. Párate en una mesa y canta un aria de ópera para el cumpleañero. Saca a pasear al perro del dueño de casa, y – en lo posible – busca a alguien interesante que te acompañe. Entra a la cocina y prepara daiquiris para dos: el cocinero y tú. Organiza un juego de preguntas y respuestas, empezando por “¿Cuál es tu número telefónico?” al más guapo de la casa.
Cuando tu pareja sepa que tú haces tu vida, olvidará a la más guapa de la reunión y se fijará en la más irreverente, la más sorprendente y la más osada, que eres tú.
Seguramente, si dejas de vigilarle, se meterá contigo en la habitación de los dueños de casa .Los celos no te sirven para nada, y te arruinan la vida. A veces crees que alguien te está arrebatando a un hombre. Pero nunca es la culpa de ese otro, sino de tu pareja, que se deja arrebatar.
¿Quieres un remedio para aplacar los celos del celoso?
Lo siento, hay uno sólo: búscate otra persona, alguien más seguro de sí mismo.
La gente más dulce es la que mejor se siente consigo misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario